Carmen Morales
Carmen Morales y su hermano Antonio llevan dos años batallando contra su padre por la herencia de Rocío Dúrcal. Efe

Las disputas por la herencia de Rocío Durcal parecen haber separado definitivamente a Antonio Morales, alias Junior, de sus dos hijos mayores. Según informa esta lunes la revista Pronto, Junior ha desheredado a Carmen y Antonio, sus primogénitos, por lo que su legado irá a parar principalmente a manos de Shaila Durcal y de los nietos.

A no ser que cambie la situación con mis otros hijos, mi herencia irá para Shaila "He testado a favor de Shaila. A no ser que cambie la situación con mis otros hijos, todo lo que tengo será para ella y para los nietos", ha declarado.

Para asegurarse de que se cumple su voluntad, Morales especifica en su testamento que Shaila no podrá disponer de lo que él le deja para dárselo a sus hermanos.

Dolido, Junior revela además que no entiende la actitud de primogénitos, que llegaron a interponer una demanda contra él porque consideran que no les había facilitado una parte del testamento de su madre que les correspondía. "No tengo nada de lo que dicen", sostiene Junior, "mi situación económica es regular. En vida de mi esposa se ganaba mucho, pero también teníamos muchos gastos, es lo que no entienden Carmen y Antonio".

El músico también confiesa que sigue en tratamiento: "Sigo yendo a la consulta del psiquiatra, tomo mis píldoras, pero estoy bien de salud". Y pide para 2011 la reconciliación con sus hijos.

Herencia legítima

El cantante, sin embargo, no explica cómo ha llevado a cabo sus deseos de desheredar a Carmen y Antonio, ambos considerados por la ley como 'herederos forzosos". Se trata de un trámite muy dificultoso en España y que exige que se demuestre que estos han maltatrado gravemente a su padre, han atentado contra su vida o le han acusado de un delito que puede ser castigado con la pena de prisión entre otras causas.

De no darse estas condiciones, Morales sólo podrá decidir sobre una fracción de la herencia, la que no constituya 'herencia legítima'.

Las diferencias entre los miembros de los Morales comenzaron hace ya dos años, cuando Carmen y Antonio interpusieron una demanda para reclamar la parte legítima de la herencia de su madre que, a su entender, les pertenecía.

Ellos defienden que su madre poseía ciertas propiedades que no figuran en el testamento, por lo que piden un nuevo reparto. Mientras, Junior considera que esos bienes le pertenecen.

Carmen y Antonio perdieron la primera batalla legal contra su progenitor en julio de 2009.