La empresa de la base de Morón anuncia ocho contrataciones eventuales menos de un mes después del ERE

La compañía 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), gestora de los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), ha anunciado la contratación de ocho personas por un periodo de seis meses para labores de "corte de hierba", extremo acontecido menos de un mes después de que las autoridades laborales autorizasen un expediente de regulación de empleo (ERE) que ha implicado la desaparición de 119 puestos de empleo pese a que la compañía planeaba inicialmente el despido de 286 empleados.
Torre de control de la base aérea de Morón de la Frontera.
Torre de control de la base aérea de Morón de la Frontera.
EP

La compañía 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), gestora de los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), ha anunciado la contratación de ocho personas por un periodo de seis meses para labores de "corte de hierba", extremo acontecido menos de un mes después de que las autoridades laborales autorizasen un expediente de regulación de empleo (ERE) que ha implicado la desaparición de 119 puestos de empleo pese a que la compañía planeaba inicialmente el despido de 286 empleados.

Como se recordará, 'Vinnell-Brown & Root Spain', adjudicataria desde el 1 de agosto de los servicios civiles de esta base cuyo uso comparten las fuerzas aéreas de Estados Unidos y España, había impulsado un ERE "por causas organizativas, productivas y de fuerza mayor", destinado a extinguir 286 de los 594 puestos de empleo sujetos a los servicios de mantenimiento. Tras la correspondiente negociación durante el periodo de consultas, el pasado 24 de noviembre de 2010, la compañía y el comité de empresa aprobaron un acta final que reducía a 150 el número de empleos a destruir, toda vez que el acuerdo estaba respaldado por los representantes de UGT y CCOO en el comité de empresa, pero la organización sindical USO se había desligado de tal pacto.

El ere de la base de morón

Merced a este expediente de regulación de empleo, los trabajadores acogidos al procedimiento recibirían la indemnización máxima legalmente fijada de 45 días por año trabajado, si bien aquellos que hubiesen cumplido los 55 años de edad serían prejubilados.

La autorización de este expediente de regulación de empleo, librada el 9 de diciembre de 2010 por la delegada provincial de la Consejería de Empleo, Aurora Cosano, y recogida por Europa Press, reflejaba que dicho departamento había solicitado previamente a la Inspección provincial de Trabajo y Seguridad Social diversos informes en cuanto a este procedimiento, cosechando del Servicio Público de Empleo Estatal tres informes emitidos los días 25 y 26 de noviembre y 2 de diciembre de 2010.

Examen de los contratos

En el informe correspondiente al 2 de diciembre, siempre según este documento, la Inspección provincial de Trabajo y Seguridad Social señalaba que "examinados los contratos de trabajo de los 150 trabajadores potencialmente afectados y contrastadas las altas y las bajas, se ha detectado que 31 empleados causaron baja en la empresa con anterioridad al acuerdo suscrito". Tal "irregularidad", según la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, "constituye un indicio racional de fraude".

No obstante, la propia autorización del ERE recogía, merced a los informes de la Inspección provincial de Trabajo y Seguridad Social, que el 1 de diciembre de 2010, la compañía y el comité de empresa habían ratificado el acuerdo contenido en el acta final pero "solicitando la exclusión del listado de contratos a extinguir los correspondientes a los trabajadores que ya no prestaban servicios a fecha del 23 de noviembre", lo que reducía a 119 el número de empleados potencialmente acogidos al procedimiento.

El pasado 3 de enero, en la primera reunión de la comisión de seguimiento de este procedimiento, el gerente de 'Vinnell-Brown & Root Spain', George Newton, ha anunciado que la empresa "precisa contratar ocho personas, cuatro ahora y cuatro más tarde, para la temporada de corte de hierba", según la documentación correspondiente a dicho encuentro a la que Europa Press ha tenido acceso. Las contrataciones tienen una duración de seis meses y serán beneficiarias de ellas las personas "propuestas por la empresa, debido a las especificaciones de este caso" recogidas en el plan social acordado entre las partes. Tal plan social, como se recordará, implicaba la contratación de los trabajadores afectados por el ERE en las contingencias a las que la compañía hiciese frente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento