La organización que ha desmantelado la Guardia Civil, dedicada a la explotación sexual de mujeres rumanas a las que introducía ilegalmente en España para obligarlas a ejercer la prostitución en carreteras de Torrevieja y Orihuela (Alicante), ha puesto también al descubierto que los implicados en la red llegaban a cambiar a estas mujeres por coches.

Según han informado a Europa Press fuentes de la Benemérita, este grupo en España contactaba con rumanos en su país de origen y pactaban este intercambio, logrando tener hasta 20 mujeres trabajando para la organización.

Actualmente, según las fuentes, eran siete las chicas que estaban siendo explotadas sexualmente, vigiladas a su vez por otra mujer, de nacionalidad rumana, que se encargaba de controlar su actividad.

La operación, denominada 'Hydra' y desarrollada en Murcia y Alicante, se ha saldado con la detención de ocho personas de diversas nacionalidades (cinco rumanos, dos albaneses y un marroquí). En concreto, dos de los arrestos se practicaron en Mazarrón, donde se detuvo a uno de los cabecillas de la red, y en Lorca.

Las labores de investigación comenzaron en octubre de 2009, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que un grupo de origen albanés asentado en Torrevieja (Alicante) se estaría dedicando en la actualidad a la explotación sexual de mujeres de origen rumano.

Así fue como los agentes localizaron en Orihuela-Costa (Alicante) y Mazarrón (Murcia) a dos albaneses cabecillas de la organización, que desde estas localidades y contando con la colaboración de una mujer rumana, ejercían el control sobre las mujeres explotadas sexualmente.

Las víctimas eran captadas en Rumanía por compatriotas suyos residentes en Torrevieja (Alicante), quienes las convencían para trasladarse a España con falsas promesas de obtener un trabajo. Una vez en España la organización les retiraba su documentación y bajo amenazas a su integridad o la de sus familiares en Rumanía, las obligaban a ejercer la prostitución.

En la operación se efectuaron además un registro domiciliario en Mazarrón, otro en Lorca y dos en Orihuela-Costa, donde se intervinieron teléfonos móviles, dinero en efectivo y diversa documentación falsificada, así como 9 kilogramos de hachís.

Según la Guardia Civil, el grupo desmantelado también se dedicaba al tráfico de drogas en la zona de ocio de la costa de Alicante.

Consulta aquí más noticias de Murcia.