Iberdrola ha concluido en las últimas semanas varios proyectos orientados al incremento de la calidad del servicio en la provincia de Burgos y centrados tanto en la mejora de sus instalaciones como en la puesta en valor de su entorno.

En concreto, en la avenida de Alarcón de la capital se han soterrado cerca de 600 metros de línea aérea de media tensión. Esta actuación ha supuesto la retirada de los antiguos apoyos de madera, eliminando de esta forma el impacto visual de esta infraestructura eléctrica en la ribera del río y dejando más espacio libre para el uso y disfrute de los burgaleses.

Además, la empresa ha culminado los tres proyectos previstos para el ejercicio 2010 en los Planes de Mejora de la Calidad del Servicio Eléctrico en la provincia. El objetivo de dichos programas, fruto de un acuerdo suscrito en 2008 con el Ministerio de Industria y la Junta de Castilla y León, es continuar mejorando el servicio en zonas rurales.

En las localidades de Mata y Castrillo de Rucios se han renovado 2,6 kilómetros de línea aérea de media tensión —de 13,2 kilovoltios (kV)— y se ha sustituido el actual centro de transformación por uno nuevo a la intemperie, una mejora de la que se beneficiarán cerca de 2.000 clientes.

Asimismo, ha reformado 1,6 kilómetros de línea aérea de media tensión que enlaza Cillaperlata y Quincoces, entre las localidades de Prada y Las Viadas. Gracias a esta actuación, más de 3.600 clientes de la zona recibirán un mejor servicio.

Por último, en Quintanaortuño, en las localidades de Carcedo de Bureba y Arconada, la empresa ha procedido a sustituir el actual centro de transformación por uno nuevo a la intemperie y a cambiar 5,1 kilómetros de línea aérea de media tensión, aumentando de este modo la calidad del suministro de más de 2.200 clientes del entorno.

Consulta aquí más noticias de Burgos.