La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) estudiará a fondo cómo se han gestionado los desembalses durante las inundaciones, pues considera que "algo ha fallado, en los protocolos de actuación o en su aplicación para que, por segunda vez en un año, unas lluvias fuertes hayan destrozado miles de hectáreas de cultivos", ante lo que Feragua teme que, con todo el invierno por delante y en pleno ciclo de lluvias, "ésta no sea la última desgracia que sufre el regadío andaluz".

En una nota, Feragua ha anunciado que, en defensa de los intereses de sus asociados, estudiará "si se ha realizado una gestión adecuada y demandará a la Administración por responsabilidad patrimonial si detecta muestras de negligencia o descuido".

Asimismo, realizará una valoración de los daños causados por las lluvias en las infraestructuras hidráulicas y rurales de las cuencas andaluzas, toda vez que estaciones de bombeo, arquetas, canales, acequias, caminos y desagües "se han visto afectados por las lluvias de los últimos días", tras lo que han precisado que todos estos daños "vienen a sumarse a las pérdidas en los propios cultivos, principalmente cítricos, frutales, olivar y hortícola".

Por ello, Feragua solicitará a Gobierno central y autonómico ayudas para paliar estos daños. Así, demandará a las administraciones medidas fiscales de apoyo a las explotaciones agrarias afectadas, como la condonación del IBI, la reducción de módulos del IRPF, la exención de cánones y tarifas y ayudas de emergencia para la reposición de las infraestructuras dañadas, unas medidas que ya se solicitaron con motivo de las inundaciones del mes de febrero "sin ninguna ayuda efectiva hasta el momento por parte de la Administración".

Feragua estima que estas inundaciones "vuelven a demostrar por segunda vez en un mismo año la necesidad de ampliar la capacidad de regulación de las cuencas andaluzas, con nuevos embalses y sobre todo con nuevos microembalses en las zonas regables".

Ha agregado que "sólo en los siete días que han durado las lluvias, desde el 2 al 9 de diciembre, 520 hectómetros cúbicos se han vertido al mar, algo menos de lo que han sido capaces de almacenar los embalses de la cuenca 763 hectómetros cúbicos" y ha asegurado que "si no hubiera sido por estos embalses, la riada habría sido de consecuencias aún más nefastas".

Legalización de balsas

En este sentido, Feragua considera necesario "legalizar de forma urgente los cientos de balsas que ya están construidas en muchas zonas, y que no están operativas por falta de autorización oficial".

Asimismo, exige que se promuevan nuevas infraestructuras de este tipo "que permiten aprovechar y acumular las aguas de escorrentías, como las que ahora circulan por el río, acercando además el recurso a la zona de suministro, con lo que ello supone de eficiencia en el transporte".

Finalmente, Feragua considera que las lluvias "acreditan la necesidad de poner en marcha un Plan de Limpieza de los Ríos, que sea acometido de forma conjunta por la administración y los agricultores, el cual sería fundamental para evitar futuras inundaciones".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.