Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha detallado este jueves que diez controladores abandonaron su puesto de trabajo el viernes y sábado de la pasada semana en los aeropuertos de la Comunitat Valenciana, Manises (Valencia) y El Altet (Alicante), de un total de 440 que se ausentaron de su lugar de trabajo en el resto de aeropuertos del país.

Según el gestor aeroportuario, en torno a las 17.00 horas del pasado viernes, a la misma hora que en rueda de prensa el presidente del sindicato de controladores, Camilo Cela, aseguraba que no iban a tomar medidas contra el Decreto Ley aprobado por el Gobierno, los controladores aéreos de turno en ese momento en las torres y centros de control de toda España "empezaron simultáneamente a declararse no aptos para seguir prestando el servicio y abandonando sus puestos de trabajo".

Ante ese abandono masivo, y para garantizar la seguridad del tráfico aéreo, AENA tuvo que ir reduciendo "paulatinamente la actividad en los centros y torres de control hasta llegar al cierre total cuando no hubo controladores en sus puestos para controlar el espacio aéreo", aseguró el gestor aeroportuario.

Según la tabla proporcionada por el gestor aeroportuario, entre la tarde del viernes 3 de diciembre y el sábado día 4, un total de 440 controladores abandonaron su puesto.

Así, en la tarde del pasado 3 de diciembre abandonaron su puesto 262 controladores en toda la red (154 en turno de tarde y 108 en turno de noche), mientras que el sábado día 4 abandonaron su puesto un total de 178 controladores, nueve del turno de día y 169 del turno de mañana.

En el centro de control de Madrid-Barajas, entre la tarde del viernes y el sábado, abandonaron su puesto 146 controladores, que se sumaron a los 29 que dejaron su puesto en la torre de Barajas, con lo que se ausentaron 175 controladores.

En cuanto al resto de las dependencias, 56 controladores abandonaron su puesto en Andalucía, diez en la Comunitat, 60 en Cataluña, nueve en Galicia, 71 en Baleares, 47 en Canarias, uno en La Rioja, y ocho en Asturias.

Por otra parte, AENA ha acusado a la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) de "intentar engañar a la opinión pública" negando que la decisión de los controladores aéreos de abandonar masivamente sus puestos de trabajo fue lo que obligó a cerrar el espacio aéreo el pasado fin de semana.

Intento de eludir responsabilidades

Según el gestor aeroportuario, estas afirmaciones del colectivo son un intento "a la desesperada" para eludir sus responsabilidades después de "pisotear" los derechos de los ciudadanos 9 de diciembre 2010.

"No contentos con haber secuestrado a cientos de miles de ciudadanos en los aeropuertos durante el viernes y el sábado, el sindicato de controladores intenta seguir engañando a la opinión pública afirmando que ningún controlador abandonó el viernes su puesto de trabajo y que AENA ordenó innecesariamente cerrar el espacio aéreo", destacó el ente público en un comunicado que responde a las declaraciones realizadas por los portavoces del sindicato, César Cabo y Daniel Zamit, en las que afirman que el colectivo no cerró el espacio aéreo, sino AENA.

AENA recomienda a los representantes de los controladores o dirigentes de USCA "que afronten sus responsabilidades por los hechos que protagonizaron en los últimos días" en lugar de "intentar esparcir informaciones y acusaciones falsas" ante unos ciudadanos que conocen perfectamente lo que ocurrió "ya que sufrieron sus consecuencias, como ha ocurrido varias veces en los últimos años".

Consulta aquí más noticias de Valencia.