Pesquero
Imagen de archivo del atunero 'Albacán', que en marzo de 2010 también fue atacado en alta mar, por unos piratas a unas 350 millas de la costa de Kenia, EFE

El pesquero 'Hermanos Delgado', propiedad de la empresa de Lepe (Huelva) 'Alfonso Riera e Hijos', ha sido ametrallado la madrugada del jueves cuando faenaba en aguas de Guinea Bissau, según ha confirmado la propietaria del barco, Manuela Ferrera.

Al parecer, el buque habría sido abordado en alta mar por piratas vestidos con ropas militares, que habrían engañado a la tripulación para acercarse sin problemas al pesquero, que han desvalijado tanto de carga como de varios objetos de valor de los tripulantes. Los piratas accedieron al barco con una actitud muy violenta

Pese a los disparos de los piratas no se han producido heridos, aunque sí hay un joven contramaestre del barco con rotura de una costilla por un culatazo que le propinó uno de los asaltantes, que se dieron a la fuga tras obtener el botín.

Ferrera ha indicado que este abordaje no fue el único problema que el barco ha tenido en las últimas 48 horas, ya que el pesquero fue requerido por una lancha del ejército horas antes, cuyos tripulantes les acusaban de estar faenando en aguas de Guinea Conakry, "aunque claramente estábamos en nuestra zona de pesca", ha indicado el patrón del barco, Manuel Esteban.

En conversación telefónica con Efe desde el buque, el patrón ha señalado que el barco fue retenido junto al 'Alfonso Riera I', de la misma empresa onubense, hasta que fue liberado posteriormente, aunque ya de noche dos cayucos con supuestos militares guineanos llegaron hasta los dos buques, inquiriendo a los tripulantes a facilitarles el acceso a los mismos. La tripulación pudo negociar con los piratas y darles menos marisco del que pedían

El 'Alfonso Riera' se puedo librar del abordaje, pero, tras varios disparos, el 'Hermanos Delgado' fue abordado, y los dos cayucos fueron amarrados a popa para acceder al puente del buque.

Según el patrón, subieron al puente dos piratas armados que no le dejaron ni coger el teléfono, aunque en el momento de escuchar los disparos él había avisado al otro barco, que alertó a la empresa en Lepe y a la embajada, de forma que se iniciaron las gestiones para saber en que estado se encontraban los tripulantes.

El barco fue obligado a navegar cien millas, y cuando los secuestradores ya lo abandonaban cambiaron sus pretensiones iniciales, que eran las de conseguir algo de pescado y dinero, y le pidieron "cincuenta paquetes de marisco, que eso es una barbaridad", bajo amenaza de ser llevados a tierra.

"En todo momento les dije que no les podía dar ese pescado, hasta que nos amenazaron con que entrarían en las bodegas del barco y cogerían a la fuerza toda la carga, y fue entonces cuando pudimos negociar, les dimos pescado y reunimos dinero en efectivo que llevábamos encima, además de siete contenedores de marisco, y fue entonces cuando se fueron y nos dejaron", ha indicado el patrón.

Manuel Esteban ha señalado que los piratas llegaron a tener una actitud muy violenta con los tripulantes del pesquero, "porque entraron de mala manera en el barco, incluso el contramaestre se acercó a decirles que yo no les entendía, y entonces le dieron el culatazo en el pecho".

El 'Hermanos Delgado' es un arrastrero de 25 metros de eslora que entró en servicio en junio de 2001, y tiene licencia para faenar en Guinea Bissau, donde suele trabajar dos meses, y en el momento del ataque tenía bastante pescado y marisco en sus cámaras.

De hecho, la tripulación tenía previsto terminar el actual turno en dos semanas aproximadamente, para descargar las capturas en torno al 27 de diciembre.