La diputada de ICV-EUiA en el Congreso, Nuria Buenaventura, ha tachado de "desproporcionada e innecesaria la detención" del actor Guillermo Toledo y otros cinco activistas prosaharauis, que han sido desalojados de la tribuna de invitados del Salón del Plenos tras proferir gritos a favor de la libertad del Sáhara e insultos a los diputados y después han sido trasladados a una comisaría en un furgón policial.

El desalojo, ordenado por el presidente del Congreso, José Bono, ha tenido lugar nada más iniciarse la ronda de votaciones del Pleno y antes de que le llegara el turno a la moción promovida por IU-ICV, que incluye una condena de los incidentes ocurridos en El Aaiún y que ha sido aprobada por unanimidad.

Después de ser desalojados de la tribuna de invitados, los seis activistas han pasado alrededor de una hora y media en las dependencias policiales del Congreso y finalmente han sido trasladados a la Brigada de Información del distrito madrileño de Moratalaz.

Según han explicado ellos mismos, les han "detenido" por un delito de alteración grave del orden público, que está penado con entre seis meses y un año de prisión.

La diputada de ICV también ha mostrado su solidaridad con los representantes de los medios de comunicación que han "recibido empujones por parte de la policía cuando trasladaban a los detenidos" por el pasillo que hay junto al hemiciclo para llevarles al furgón policial.