Varios espacios degradados de los municipios de Bullas y Moratalla van a servir de 'Zona 0' para las primeras repoblaciones ecológicas, con una nueva fórmula para territorios extremos de la Fundación Cajamar, según han informado fuentes de la entidad bancaria en un comunicado.

De este modo, las investigaciones desarrolladas por el Centro Medioambiental de la Fundación Cajamar en los últimos dos años han dado como resultado una enmienda desarrollada a partir de compost de residuo agrícola y de zeolita, que multiplica las posibilidades de éxito de una campaña de reforestación aun en las condiciones más extremas.

Tras el éxito de las pruebas realizadas en Almería, se han localizado en estos dos municipios murcianos lugares con condiciones más desfavorables para la segunda fase del proceso de experimentación de campo.

Así, durante los próximos meses, en estas parcelas, además de comprobar la respuesta y compararla con los resultados recogidos en las zonas de Almería, se va a ensayar una nueva opción que consiste en hacer la plantación usando macetas biodegradables, en las que se ha aplicado la enmienda adecuada y en las que se ha hecho crecer la planta, robusteciéndola durante un periodo de tiempo previo a la plantación.

Y es que, mientras el ensayo de Moratalla usa una vegetación propia de la zona, ya que se está aplicando a un antiguo vertedero sellado que pretende comprobar la eficacia de cara a repoblaciones ecológicas, el de Bullas incluye la variante de aportar plantas tipo de 'xerojardinería', ya que la parcela está al borde de la zona urbana y tanto al Ayuntamiento como al equipo de la Fundación Cajamar han visto más oportuno buscar que el resultado vegetal sea más propio de un jardín que de monte forestal.

Si los resultados esperados se confirman, el programa de reforestación de la Fundación Cajamar podrá desarrollarse en zonas degradadas donde hasta ahora era impensable poder recuperar una masa forestal de envergadura.

Consulta aquí más noticias de Murcia.