La Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) y la asociación Proyecto Gran Simio apoyan la fabricación de briquetas combustibles en el Parque Nacional Tai, en Costa de Marfil, como herramienta para luchar contra la deforestación en la zona.

Según destacó la Fundación, la conservación del Parque, declarado patrimonio mundial de la Unesco, es fundamental, ya que es el hábitat natural de especies como los chimpancés o diversos tipos de simios.

Las briquetas combustibles son una alternativa de combustible que reemplazaría la utilización del carbón o la madera, utilizada por el 99% de la población.

El proyecto de ambas organizaciones consiste en la instalación de seis máquinas prensadoras y la capacitación de 24 personas en su uso, de tal manera que sea posible fabricar, consumir y comercializar las briquetas en los pueblos de Djourou y Beoue.

La elaboración de este tipo de combustible se realiza con residuos agrícolas, hojas de árboles secas y aserrín, a los que se añade un pequeño porcentaje de desechos de papel mezclados con agua. Posteriormente, se dejan secar al sol durante tres días y ya están listas para su uso en pequeños hornos.

Durante las formaciones se capacitó a la población local en la fabricación de esta fuente de energía, así como en la construcción de pequeños invernaderos para asegurar el secado de las briquetas.

Con el impulso de energías alternativas se pretende frenar la deforestación de la zona cercana a estos pueblos, ubicados en las inmediaciones del Parque Nacional de Tai, y la consecuente pérdida de biodiversidad local.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.