Los presidentes de Banca Cívica, constituida por Caja Navarra, CajaCanarias y Caja de Burgos, y el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, han firmado este viernes en Sevilla un protocolo de integración que, una vez materializado en las próximas semanas, posicionará a la entidad resultante como la sexta caja nacional, en una operación que podría requerir de un máximo de 1.000 millones de euros, el límite máximo que Banca Cívica podría solicitar al FROB.

La firma de este documento, que ha sido enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha sido ratificado por el presidente ejecutivo de Banca Cívica, Enrique Goñi; el presidente de Caja Navarra, José Antonio Asiáin; el presidente de Caja Canarias, Álvaro Arvelo; el presidente de Caja de Burgos, José María Arribas; y el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, según indica la entidad andaluza en una nota, que ha precisado que la toma de acuerdos, contrato de integración y autorizaciones pertinentes se van a llevar a cabo antes de final de año.

En este sentido, Pulido ha subrayado la "importancia" de la operación para Andalucía. "Contamos desde el principio de las negociaciones con el apoyo y conocimiento de la Junta de Andalucía, un respaldo decisivo para llevar a cabo el acuerdo que hoy hemos hecho realidad", ha aclarado.

De esta manera, las cajas integradas impulsan la denominada "segunda vuelta" en el proceso de concentración sectorial que vive el sector financiero. "Precisamente, fueron estas mismas entidades las que lideraron la primera vuelta, al protagonizar Banca Cívica el primer SIP bancario y Cajasol la primera fusión interregional del sector de cajas", ha añadido.

En este sentido, ha explicado que se trata de una operación "óptima" para ambas partes, basada en la "complementariedad" de las redes comerciales y los negocios, una estructura de márgenes un 25 por ciento "mejor" que la media del sector y "riesgos diluidos al no compartir clientes significativos".

Proceso avanzado con proyección internacional

Según Cajasol, las ventajas de la operación se centran en el avanzado estado de Banca Cívica como "único" proceso con licencia bancaria, 'rating' (uno de los diez mejores entre las cajas) y banco operativo, además del tamaño y cobertura geográfica de la entidad andaluza como "socio relevante".

Asimismo, apunta a la proyección internacional del proyecto, "muy cercano a la obtención de la licencia bancaria en Estados Unidos" y destaca el modelo de negocio de Banca Cívica que propone "una nueva forma de crecer en el mercado, con unidades comerciales específicas para la gestión de entidades sociales y sus entornos, así como su potenciación a través de la Banca 2.0".

También, afirma que la toma de acuerdos, contrato de integración y autorizaciones pertinentes se van a llevar a cabo antes de final de año y, a partir de ahí, "Cajasol se incorporará a un proceso de integración que ya se encuentra muy avanzado, al que aportará un importante volumen de negocio, tamaño y red de oficinas, de manera que será un importante impulso para el crecimiento de este grupo bancario".

"El desarrollo de Banca Cívica está muy adelantado, tanto desde el punto de vista financiero, como organizativo, operativo y tecnológico, lo que permitirá a Banca Cívica tener clientes propios del banco en la zona común el día 1 de enero de 2011", explica.

Composición del consejo

El protocolo firmado este viernes fija la participación de las cajas en Banca Cívica. Así, Caja Navarra contará con una cuota del 29,1 por ciento, Cajasol también tendrá un 29,1 por ciento, CajaCanarias un 21,3 por ciento y Caja de Burgos un 20,5 por ciento.

La sede operativa de Banca Cívica se mantiene en Madrid, mientras que la sede social se traslada a Sevilla. El protocolo fija, a su vez, la composición del que será el nuevo consejo de Banca Cívica, con cinco representantes por parte de Caja Navarra, cinco por parte de Cajasol, cuatro por CajaCanarias, cuatro por Caja de Burgos y dos consejeros independientes. Enrique Goñi y Antonio Pulido copresidirán Banca Cívica.

Desde el punto de vista del reparto geográfico, Cajasol asumirá las zonas de Andalucía, Castilla La Mancha y Extremadura, mientras que el resto de cajas se mantienen como hasta ahora. Esto supone una red comercial de 1.600 oficinas repartidas por 33 provincias españolas. En total, la nueva Banca Cívica contará de inicio con una plantilla de 9.500 personas.

El principal reto de Banca Cívica una vez se firme el contrato de integración oportuno y éste sea ratificado por los órganos de gobierno de las cuatro cajas implicadas y de Banca Cívica, será la mejora de la eficiencia a través de la racionalización de estructuras.

Precisamente éste será el destino principal de los 1.000 millones de euros que es el límite máximo que Banca Cívica podría solicitar al FROB. La entidad recordó que Banca Cívica "era uno de los pocos grupos de cajas que no habían acudido al FROB durante la primera etapa de su proceso de integración al aceptar el Banco de España sus planes de integración sin recursos públicos".

Los presidentes de las cuatro cajas y de Banca Cívica, han inicia a partir de este viernes una ronda de visitas a los presidentes de las comunidades autónomas para presentarles el proyecto, siendo el primer encuentro con el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, con el que se han reunido tras la firma del protocolo.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.