Cuatro trabajadoras contratadas por la Federación Balear de Asociaciones de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales denuncian tratos "vejatorios" por parte de esta entidad, que gestionaba, entre otros servicios, el piso tutelado en el que estaban acogidas cuatro mujeres en riesgo de exclusión social que han denunciado al responsable de este inmueble Alberto H.P, quien fue detenido el pasado jueves acusado de dispensarlas un trato vejatorio, ofensivo y acosador.

Así, la secretaria general del sindicato CGT en Baleares, Nanda Hernández, al que están afiliadas las cuatro trabajadoras de la Federación, ha anunciado que está estudiando la posibilidad de interponer demandas penales contra la citada entidad, teniendo en cuenta que debe a estas empleadas 20.000 euros, tras no haberlas pagado las nóminas entre junio y octubre.

En esta línea, el abogado de la CGT, Pablo Alonso, ha indicado que estos hechos podrían ser constitutivos de delitos contra los derechos de los trabajadores y contra la administración pública, teniendo en cuenta que no sólo no han cobrado el sueldo de cinco meses, sino que, además, pese a estar contratadas por la mencionada Federación, debían trabajar indistintamente para otras entidades, que tenían su sede social en el mismo local.

Alonso ha apuntado que tanto las mujeres que residían en el piso de acogida, como las trabajadoras, "coinciden en que vivían la misma situación de precariedad, unas en el ámbito doméstico y vivencial y las otras en el ámbito laboral, dado que todas ellas recibían un trato degradante y vejatorio".

Pese a que las cuatro mujeres que denunciaron al encargado del piso de acogida no pertenecen a la CGT, este sindicato, según ha revelado Alonso, está analizando la posibilidad de presentarse como acusación popular, al tiempo que también estudia presentarse como acusación particular en el caso de las trabajadoras.

"falta de recursos alimenticios y de higiene"

Por otra parte, ha desvelado que una de las cuatro empleadas afectadas estuvo trabajando cierto tiempo en el citado piso de acogida, donde "presenció los hechos que han venido denunciando las mujeres, respecto a la falta de recursos alimenticios, de higiene y de salud".

En esta línea, Hernández ha indicado que esta trabajadora se dirigió al sindicato CGT para informarle del trato "vejatorio" que estaban recibiendo las mujeres acogidas en el piso tutelado, al tiempo que explicó que éstas ya se habían reunido con la consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, y habían denunciado los hechos ante la Policía Nacional, lo que provocó el arresto de Alberto H.P.

Asimismo, ha apuntado que las cuatro trabajadoras se dirigieron al sindicato el pasado mes de agosto para denunciar la posible "discriminación y precariedad sociolaboral" que estaban viviendo, dado que la Federación Balear de Asociaciones de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales no les estaba pagando los salarios y, además, se encontraban trabajando con contratos "por debajo de su categoría laboral".

Hernández ha agregado que, pese a que estaban contratadas por la Federación, "trabajaban para todo el grupo de empresas relacionado con esta entidad". Por este motivos, la CGT ya interpuso una demanda contra la Federación y otras entidades relacionadas para reclamarles el reconocimiento de derechos de las trabajadoras, así como el dinero que se les debe.

Ante el hecho de que estas mujeres continúan sin cobrar, la secretaria general de la CGT ha apuntado que su sindicato está estudiando la posibilidad de interponer denuncias penales.