El Juzgado Penal número 3 de Lleida ha condenado a dos hombres a 18 meses de cárcel y a pagar una multa de 1.800 euros por haber arrojado 33 litros de lejía al río Flamisell, en Lleida, lo que provocó la muerte de 1.584 truchas. Además, como responsabilidad civil, deberán indemnizar con 10.000 euros al Ayuntamiento de La Torre de Capdella.

El 27 de junio de 2006 los dos acusados, José Luis N.B. y Ezequiel B.S., fueron denunciados por carecer de licencia y permisos para pescar en el río Flamisell, a la altura del término de La Senterada, según avanzó 'El Segre'.

Sobre las 3 de la tarde se dirigieron a un centro comercial de La Pobla de Segur, donde compraron 7 garrafas de lejía —un total de 33 litros—, que acto seguido vertieron en el río, "con el fin de provocar la mayor muerte de peces".

El vertido provocó en un tramo de 633 metros la muerte de la fauna acuática y de 1.584 truchas. Además se vieron afectados un número indeterminado de anfibios, reptiles, pájaros, micromamíferos y nutrias.

El lugar donde se vertió la lejía está comprendido en una zona especialmente protegida, incluida en el Plan de conservación de la nutria en Catalunya.

El Juzgado destaca además que los dos procesados deberán pagar al titular del espacio afectado la cantidad que se determine en la ejecución de la sentencia por los daños y perjuicios sufridos y que hayan tenido que afrontar en la restauración de las condiciones medioambientales.

Consulta aquí más noticias de Lleida.