El 33 por ciento los pacientes hospitalizados en los servicios de Medicina Interna en España son bebedores de bajo riesgo, el 8 por ciento bebedores de alto riesgo, un 4 por ciento dependientes del alcohol y un 2 por ciento dependientes en remisión, según un estudio de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

El estudio, que será publicado en la revista 'European Journal of Internal Medicine', revela los patrones de consumo de alcohol entre estos pacientes. De hecho, la investigación, que se llevo a cabo en 21 hospitales de España, "ha aportado resultados de interés para analizar a nivel europeo", señala el presidente de la Federación Europea de Medicina Interna (EFIM), el doctor Ramón Pujol.

Por este motivo, se va a poner en marcha una investigación internacional, que arranca con la nueva etapa de la EFIM, que tendrá como objetivo determinar la prevalencia y los patrones de consumo de alcohol entre los pacientes ingresados en un momento dado en los servicios de Medicina Interna de diferentes países europeos; indagar los distintos métodos de investigación que se usan para conocer el consumo; y describir las posibles diferencias existentes entre países.

La doctora Beatriz Rosón, que lideró el estudio español, será la coordinadora de esta investigación internacional en la que participarán nueve países —España, Francia, Reino Unido, Austria, Portugal, Rusia, Chequia, Letonia, Lituania— con un mínimo de 4 hospitales por país, por lo que se calcula que estarán involucrados un mínimo de 50 profesionales y más de 2.000 pacientes.

Xxxi congreso nacional de la semi

Estos estudios, puestos en marcha por el grupo de trabajo de Alcohol y Alcoholismo de la sociedad, han sido analizados en el marco del XXXI Congreso Nacional de la SEMI, que reúne a alrededor de 2.000 expertos en Oviedo.

Dentro del encuentro han recordado que el consumo excesivo de alcohol tiene innumerables consecuencias física y la psíquica para el paciente. "Los pacientes ingresados en Medicina Interna lo hacen como consecuencia de las complicaciones agudas o crónicas del abuso de alcohol, pero también por los síndromes de deprivación alcohólica cuyo máximo exponente es el conocido como 'delirium tremens'", explica Pujol.

En este sentido, añade este experto, "los pacientes alcohólicos ingresados requieren medidas encaminadas a detectar exactamente el nivel de consumo y prevenir la aparición de síndromes de abstinencia". De ahí la importancia de desarrollar estos estudios, ya que "el abordaje del alcoholismo requiere una estrategia global que incluye prevención, diagnóstico y tratamiento".

"La dificultad mayor estriba en el éxito en la deshabituación y su permanencia con el tiempo ya que las recaídas son frecuentes. Por esta razón los médicos internistas somos una parte importante, aunque no exclusiva, en la atención clínica precisamente por esta facilidad en el abordaje integral del problema", concluye.

Consulta aquí más noticias de Asturias.