El Ayuntamiento de Santander ha diseñado un Acuerdo marco contra el cambio climático con el que quiere situarse en una "posición de liderazgo" a nivel nacional y que incluye diez medidas que empezarán a aplicarse a partir del primer trimestre de 2011. Entre ellas, destaca la instalación de sensores para cuantificar el CO2 y la creación de una mesa de coordinación a nivel local.

Este programa es el "más ambicioso e importante" aplicado nunca en España en este ámbito, en palabras del alcalde, Iñigo de la Serna, quien ha destacado que se trata de un compromiso "concreto" con acciones y fechas "concretas", no un mero "discurso", y que responde a una necesidad, a la vista de los efectos que la elevación del mar y otros derivados del cambio climático están teniendo ya en Santander.

Una de las medidas "más novedosas" y "pionera", ha explicado, es la monitorización "inteligente" de los parámetros ambientales en tiempo real, mediante el despliegue, en el primer trimestre de 2011, de 300 sensores para medir los gases de efecto invernadero, que se instalarán en una zona comprendida entre Puertochico y el Ayuntamiento.

El proyecto se llevará a cabo a través del programa europeo Smart Santander, una herramienta para conocer el grado de cumplimiento del Pacto de Alcaldes firmado este año, y podría ampliarse a otras mediciones, como las de temperatura, humedad o ruido, ha explicado el alcalde.

Otra medida incluida en el acuerdo es la creación de una Mesa permanente de cambio climático, un órgano de coordinación a nivel local para tomar decisiones entre todos los implicados en esta lucha. La idea es que esta mesa esté constituida en el primer trimestre de 2011 y para ello el Ayuntamiento se va a dirigir a los gobiernos de Cantabria y de España, a la Universidad de Cantabria, y a los agentes sociales y económicos.

El decálogo elaborado por la Concejalía de Medio Ambiente establece además la elaboración de una Estrategia local frente al cambio climático, que tendría vigencia entre 2013 y 2020, y sería una "herramienta de planificación" para desarrollar todas las políticas de "manera integral", ha explicado el alcalde.

Para ello, tendrá que contra con planes sectoriales, como el de movilidad sostenible, los de gestión de energía y de residuos, planificación urbana, o participación y sensibilización ciudadana. El compromiso del Ayuntamiento es elaborar este documento en 2011, de forma que esté en marcha en 2012.

Otra de las medidas es la creación de una Oficina Local del Cambio Climático, que empezará a funcionar en el primer trimestre de 2011 en el centro ambiental 'Los Viveros', y desde la que se va a administrar toda la lucha y participación contra este problema, además de ser el "instrumento de coordinación" con otras instituciones.

También a comienzos del próximo año, y relacionado con el Pacto de Alcaldes suscrito por el Ayuntamiento en febrero de 2010, se han iniciado los trabajos del Plan de Acción para la Energía Sostenible, al que se sumará también un plan de comunicación, en relación con el compromiso de reducir las emisiones de CO2.

Protocolo de actuación

El acuerdo incluye igualmente la elaboración de un protocolo de actuación frente a los riesgos climatológicos extremos con el fin de establecer un sistema de alertas entre distintos órganos para que la respuesta sea "inmediata". Se prevé que esta iniciativa entre en funcionamiento en el segundo trimestre de 2011.

También se quiere elaborar un plan de adaptación al cambio climático, partiendo de datos ya disponibles como la regresión de las playas o la modificación del sistema litoral. Así, se crearán unos planes que identifiquen todas las acciones para gestionar el cambio que se tiene que producir en la ciudad para "minimizar" los efectos en el futuro, ha señalado De la Serna.

En este caso, se comenzará a trabajar a principios de 2011 para tener aprobado y en funcionamiento el plan en 2013, en coordinación con la Estrategia de Lucha contra el Cambio Climático global.

El acuerdo incluye igualmente la creación de una Ventanilla Única de la Energía y del Cambio Climático, que se ubicará en la propia Oficina y que se pondrá en marcha en 2011; así como una estrategia de comunicación y sensibilización, que se iniciará en el primer trimestre de 2011.

Por último, comprende el proyecto Ecofaro, para implicar al sector empresarial en la mejora ambiental. El Ayuntamiento incentivará y asesorará a empresas y establecimientos, a los que otorgará distinciones ambientales anuales para reconocer su labor, previstas para el tercer trimestre de 2011. Antes, s e desarrollará una campaña d publicitaria.

El alcalde ha asegurado que la puesta en marcha de estas medidas supondrá un "salto cualitativo y cuantitativo enorme", y ha recalcado que este acuerdo es un "compromiso" del Ayuntamiento con los ciudadanos, en el que también estos se van a tener que implicar.

Para desarrollar este programa se va a contar con el apoyo de la Universidad de Cantabria, con la que ya se está abordando, y donde están "los mejores" expertos en este campo, ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.