El alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio, firmó hoy en la Casa Consistorial la constitución formal de la nueva sociedad municipal 'Aguas de Burgos' para "normalizar" el abastecimiento de la ciudad y de todos los pueblos del trayecto de la red.

"Se culmina así un proceso de casi ocho años que satisface los deseos de la ciudad", señaló Aparicio antes de explicar que la nueva sociedad responde a una demanda de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

La nueva sociedad, que operará a partir del uno de enero de 2011, regulará el suministro de agua a los pueblos que se abastecen desde la red de conducciones de la capital burgalesa y legalizará la concesión de agua desde el embalse de Úzquiza, tanto para la ciudad, como para el resto de pueblos abastecidos.

El dieciséis de junio de 2003, la Confederación requirió la constitución de una mancomunidad junto con los Ayuntamientos que se abastecen del agua potable, a través del abastecimiento de la capital de Burgos.

Este requerimiento se basaba en el Reglamento del Dominio Público Hidraúlico de 1986, que indicaba la existencia de una tubería principal que parte desde el embalse de Úzquiza y de la que se abastece tanto el Ayuntamiento de Burgos, como otros 46 núcleos de población.

Dicha legislación, ofrecía una alternativa a la solución apuntada por la Confederación, que consistía en llevar a cabo el abastecimiento a través de una única empresa concesionaria y el Ayuntamiento se decantó por la creación de una Sociedad Anónima, de capital 100 por cien municipal, por entender que era la "opción más favorable" para garantizar el servicio y la relación calidad precio.

Consulta aquí más noticias de Burgos.