Los promotores inmobiliarios de Baleares pondrán a la venta a partir de este jueves un total de 500 viviendas, la séptima parte del stock de inmuebles que existe en la isla (3.884), en el marco de la feria 'Firastock', que estará ubicada en la Plaza España de Palma hasta el próximo domingo y donde se podrán adquirir pisos con precios que oscilarán entre los 120.000 y los 400.000 euros.

El presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares (Proinba), Gabriel Oliver, advirtió este martes de que el precio de las viviendas en las islas "ha tocado suelo", de forma que ya no va a disminuir más, después de que lo haya hecho en un 15 por ciento desde el comienzo de la crisis económica en el 2008.

Así, Oliver remarcó que si los promotores disminuyeran más el precio de los pisos supondría la "desaparición" de las empresas, porque estarían vendiendo "muy por debajo de sus costes", dado que se ha llegado al "límite".

Por otra parte, recordó a los ciudadanos que el 31 de diciembre finaliza la desgravación fiscal para la adquisición de una vivienda, por lo que si adquieren un piso antes de ese día, se podrán beneficiar de un ahorro de unos 1.352 euros al año, como tope durante toda la vida de la hipoteca.

De este modo, ha apuntado que el ahorro total a lo largo de toda la hipoteca puede alcanzar los 50.000 euros, salvo para quienes obtengan rentas inferiores a 17.000 euros, que continuarán manteniendo esta rebaja fiscal.

La feria permanecerá abierta este jueves de 14.00 a 20.00 horas, mientras que los siguientes días operará entre las 10.00 y las 20.00 horas y, en ella, los asistentes podrán ver la oferta de 11 empresas diferentes, frente a la veintena del pasado año.

El objetivo de este evento es continuar la actual tendencia de venta de pisos, ya que sólo en el 2010 se habrán incorporado 2.000 nuevos inmuebles al mercado de Mallorca y se habrán vendido 4.000, lo que significa que el stock habrá disminuido en cerca de 2.000 pisos, hasta situarse en una cifra de 3.884, lo que supone una caída del 34 por ciento.

De este modo, el presidente de la Asociación de Promotores de Baleares subraya que si continúa la actual tendencia de venta de pisos, se podrán comenzar a construir nuevas viviendas a partir del segundo semestre de 2011, si bien ha dicho que "tristemente, no depende de nosotros, sino de otros factores externos".

Así, remarca que para potenciar la venta de pisos, las entidades financieras deben financiar tanto a las empresas, como a los particulares que adquieran inmuebles, de forma que "si no hay fluidez en los préstamos hipotecarios, habrá dificultades para activar el sector".

Al mismo tiempo, estima "imprescindible" que las instituciones públicas "hagan los deberes", dado que pese a que hay "voluntad política" para aprobar los nuevos planeamientos urbanísticos que aceleren la concesión de licencias, "no vemos ninguna mejoría efectiva a la hora de trasladarlo a la práctica".

Además, Oliver critica el hecho de que haya municipios, cuyos planeamientos urbanísticos sólo prevean la construcción de viviendas monoparentales de 240 metros cuadrados, cuando, a su juicio, este tipo de inmuebles son "invendibles". En este sentido, considera que las administraciones deberían adaptarse a la demanda actual, que son pisos para familias monoparentales de unos 70 u 80 metros cuadrados.

Por otro lado, resalta que gracias a 'Firastock', los promotores inmobiliarios lograron vender entre abril y mayo del pasado año 350 viviendas mensuales, de forma que las empresas que participaron disminuyeron entre un 40 y un 50 por ciento su stock de pisos.

No obstante, Oliver augura que en el 2011 y en el 2012, la venta de pisos disminuirá un 25 por ciento en relación a este año, dado que habrá menos viviendas en el mercado, por lo que se prevé vender 3.000 inmuebles anuales, 1.000 menos que este año. No obstante, se espera que la venta vuelva a incrementarse a partir de 2013, cuando se prevé comercializar 3.500 viviendas en Mallorca.

De esta manera, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares (Proinba) vaticina que el stock de viviendas se sitúe en 1.884 en el 2011, cifra que disminuirá hasta las 734 en 2012 y las 84 en 2013.