El conseller de Salud y Consumo, Vicens Thomàs, ha asegurado que no tiene "ningún problema" en cambiar las fechas del traslado del Hospital Son Dureta al nuevo de Son Espases, "si así lo aconseja la monitorización, para garantizar la seguridad de los pacientes y la calidad asistencial".

Thomàs ha respondido así a los sindicatos integrantes de la Mesa Sectorial de Sanidad -CCOO, CSI-CSIF, UGT, USAE y Cemsatse-, que han mostrado su "total oposición" a que el traslado a Son Espases tenga lugar el próximo 8 de diciembre, al considerar que no se dan las "condiciones necesarias y pertinentes" que garanticen de forma óptima la seguridad en las prestaciones sanitarias que va a recibir la población balear.

Por ello, han exigido a la Conselleria de Salud y Consumo que éste se posponga "hasta que se hayan alcanzado las condiciones organizacionales y técnicas óptimas" para que tenga lugar de manera "racional".

Tras visitar las obras de la nueva Unidad Básica de Salud del Molinar, el conseller ha recordado a los sindicatos que hace más de un año que se está planificando este traslado con la participación de "centenares de profesionales de Son Dureta", de forma que "hay 22 grupos específicos de los departamentos de Urgencias, Enfermos Críticos, Traumatología y Pediatría y cerca de diez grupos transversales trabajando en tecnología de la información y en informática".

"El traslado está planificado por los profesionales de Son Dureta, por lo que se mantiene la fecha prevista, pero eso no quiere decir que haya ninguna puerta cerrada a cambiar las fechas cuando la monitorización del traslado nos demuestre que fuese necesario modificarlas en base a unas necesidades", ha subrayado.

De este modo, ha indicado que el próximo lunes 15 de noviembre, comenzarán a funcionar en Son Espases las consultas externas de traumatología, reuma y dermatología, mientras que, por otro lado, ha dicho que desconoce "por qué vienen ahora las críticas" de los sindicatos.

Existen "problemas"

Pese a ello, ha admitido que existen "problemas" en el traslado a Son Espases, si bien ha subrayado que, en estos momentos, "hay menos problemas informáticos que los que tuvo Son Llàtzer o el Hospital de Menorca cuando comenzaron a caminar". Además, ha recalcado que el sistema informático de la UCI es un "problema que está resuelto hace tiempo".

De este modo, Thomàs ha subrayado que se irán analizando todos los problemas que vaya surgiendo, tal como se han ido "solucionando" los que han ido apareciendo hasta ahora, si bien ha insistido en que "si hay necesidad de modificar cualquier fecha, se cambiará".

Por otro lado, ha revelado que este martes, la Conselleria mantuvo conversaciones con algunos jefes de servicio de Son Dureta, que habían advertido de que el traslado no garantizaba la seguridad de los pacientes, de forma que, según ha señalado, estos "pedían más información, por lo que estamos analizando sus carencias de información".

Además, ha añadido que los sindicatos también están siendo informados en las diferentes mesas sectoriales, respecto a las cuestiones que les afectan con el traslado. Finalmente, ha pedido "un poco se seriedad" a las centrales sindicales, que denunciaron que muchos trabajadores desconocen aún cuáles serán sus turnos cuando el próximo lunes se trasladen a Son Espases para atender las consultas externas.

En este sentido, Thomàs ha resaltado que el traslado de las consultas externas se debe a que ya existen unos espacios "en condiciones", por lo que los enfermos ya están citados y la cuestión de los turnos "se está trabajando desde hace tiempo", teniendo en cuenta que "hay 50 coordinadores de Enfermería que están trabajando para la organización en el nuevo espacio".