Algunos tipos de obesidad pueden ser contagiosos, según un estudio de la Universidad de Wisconsin

Un nuevo estudio de la universidad de Wisconsin parece demostrar que ciertos tipos de obesidad son producidos por un virus y, por lo tanto, contagiosos. A lo largo de los últimos 20 años, algunos investigadores han venido sugiriendo que ciertas cepas de virus, como los causantes de los resfriados de pecho y la conjuntivitis, hacen que los individuos infectados fabriquen más células grasas.
La gordura, según Botero.
La gordura, según Botero.
20minutos.es

El estudio demuestra que existe una correlación entre la infección con una cepa en particular, conocida como Ad-36,  y la obesidad. Otra investigación realizada con gemelos llegó a probar que estaba más gordo aquel hermano que había sido expuesto al virus.

Pollos gordos

Ahora los investigadores han descubierto una nueva cepa de virus que hace que los pollos engorden.

La fisiologista Lea Whingham de la Universidad de Wisconsin-Madison y sus colegas, inocularon tres cadenas de virus distintos (Ad-2, Ad-31 y Ad-37) a  pollos machos. Hicieron un seguimiento de los pollos durante tres semanas y media y analizaron la comida que ingirieron durante este tiempo. Aunque los pollos infectados y los no infectados consumían la misma cantidad de comida y estaban expuestos a las mismas condiciones,  al final del estudio, los pollos portadores del Ad-37 tenían casi tres veces más de grasa en su intestino y más de dos veces en el total del cuerpo que los no infectados. Las otras

dos cepas demostraron tener poco efecto sobre el peso.

“El Ad-37 es el tercer adenovirus encontrado que hace aumentar la adiposidad en animales, pero no todos los adenovirus producen obesidad”, escribieron Whigman y sus colegas en el informe en el que presentaron sus hallazgos, que ha sido publicado en la edición actual de la revista American Journal of Physiology.

Aunque aún no se sabe cómo engorda el Ad-37, lo que está claro es que lo hace, como también aumentan la grasa el moquillo canino y los virus Ad-5 y Ad-36.

Ayuda a almacenar grasa

Un estudio, dirigido por el investigador Nikhil Dhurandhar del Centro de Investigación Biomédica Pennington, ha demostrado que el virus Ad-36 ayuda a las células humanas que tienen la capacidad de almacenar grasa a almacernarla realmente.

La obesidad tiene múltiples causas, y los virus son solo una de ellas
“No estoy diciendo que todas las obesidades estén causadas por virus” apunta Dhurandhar. “La obesidad tiene múltiples causas, y los virus son solo una de ellas”.

Los que deben descubrir ahora los investigadores es el mecanismo por el que estos virus desarrollan la obesidad. Una vez que conozcan 'como funciona' podrán producir una vacuna que prevenga posibles infecciones de Ad-36.

“Esperamos identificar al gen o genes que pudieran ser responsables de este efecto adiposo”, explica. “El objetivo a largo plazo es ver si podemos prevenir la obesidad inducida por adenovirus”.

Aunque muchos se tomen a broma la posibilidad de que la obesidad sea contagiosa, los investigadores recuerdan que,  el año pasado, dos científicos  compartieron el Premio Nóbel por demostrar  el origen bacterial de algunas úlceras. Durante años la comunidad científica había sostenido que el estrés era la causa de estas incómodas aflicciones estomacales.

“La gente se siente más a gusto pensando que la obesidad se debe a una falta de control”, añade Whigham. “Pensar que se puede uno contagiar de obesidad supone un gran salto mental”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento