La cifra de muertos por el tsunami en Indonesia podría ascender a 600 personas

Maremoto en Indonesia
Maremoto en Indonesia
EFe

Las autoridades de Indonesia temen que al menos la mitad de las 303 personas desaparecidas tras el tsunami que golpeó las islas indonesiasde Mentawai, frente a Sumatra, hayan muerto, por lo que el número total de víctimas mortales se aproximará a las 600.

"Seguimos teniendo esperanza, pero asumimos que la mitad están muertos o nunca serán encontrados", aseguró este viernes el jefe de operaciones de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres en Sumatra Occidental, Ade Edward.

El funcionario explicó que, de las 303 personas de las que no se sabe nada desde el seísmo del pasado lunes por la noche,entre 100 y 150 probablemente sigan vivos y se hayan refugiado en zonas altas por temor a que se produzca otra ola gigante.

Por el momento, hay 408 muertos confirmados, otros 412 heridos y cerca de 13.000 refugiados, además de los 303 desaparecidos, según el último balance oficial.

Ayuda a los damnificados

Las tareas de rescate también prosiguen en la isla indonesia de Java,donde ha vuelto a entrar en actividad el volcán Merapi, cuya primera erupción, el pasado martes, causó al menos 34 muertos y cerca de 40.000 evacuados.

La ola gigante que arrasó las Mentawai, registrada el pasado lunes tras un seísmo de 7,5 grados en la escala abierta de Richter, según la Agencia Nacional de Control de Desastres, también causó heridas a 412 personas que están hospitalizadas.

El jefe de misión de la Federación Internacional de la Cruz Roja en Sumatra Occidental, Hans Bochove, explicó que será "muy, muy difícil" encontrar supervivientes porque ya han pasado cuatro días desde el tsunami.

Bochove dijo que todavía se está evaluando la situación sobre el terreno en el archipiélago de 70 islas e islotes, cuya región sur fue engullida por una ola gigante de seis metros de altura que, según testigos, penetró más de medio kilómetro en tierra firme.

El fuerte oleaje dificulta la entrega de ayuda a los damnificados, muchos de ellos heridos, en el aislado archipiélago, situado frente a las costas de Sumatra. La Cruz Roja se enfrenta a un problema de logística para entregar la ayuda en las islas, donde cientos de víctimas volvieron a dormir anoche a la intemperie.

Poco a poco el agua potable, comida, tiendas de campaña y otros productos básicos van llegando a la isla de Pagai, donde una decena de aldeas han sido arrasadas y de varias no queda ni rastro. El distrito de Detumonga, en la isla de Pagai, fue el más afectado por el tsunami, con 170 muertos y 270 desaparecidos Entre la desolación también asoma la esperanza, como el rescate de un bebé de 18 meses que sobrevivió tres días encaramado a un árbol tras perder a sus padres.

Las autoridades indonesias aseguran que el sistema de alerta de tsunamis, provisto de boyas para detectar la ola gigante, dejó de funcionar hace un mes por la falta de personal cualificado para su mantenimiento. Sin embargo, un técnico alemán que trabaja en el proyecto de alerta señaló que sólo falló una de las 300 boyas distribuidas en el mar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento