La factoría de Ford en Almussafes (Valencia) ha contratado a 65 trabajadores hasta final de año y tiene intención de "programar varios sábados de producción", aunque todavía desconoce el número exacto, para atender el aumento de demanda registrado "fundamentalmente en el modelo Focus".

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la compañía, quienes han señalado que está previsto que esas medidas extraordinarias concluyan al inicio de las vacaciones navideñas puesto que "el primer trimestre es aún una incógnita".

El secretario general de UGT en la planta, Carlos Faubel, ha apuntado que cada sábado trabajará un turno de mañanas completo —cerca de 3.000 trabajadores— porque han pasado a fabricar "50 unidades diarias más de Focus", con lo que producen 300 al día.

En declaraciones a Europa Press, ha destacado que el lanzamiento del C-MAX "está en su curva máxima de producción" al haber alcanzado la "capacidad diaria máxima de 750 unidades" fijada para la planta, la mayoría correspondientes a la versión de cinco plazas —Compact— que fabrica en exclusiva para Europa y exporta a Estados Unidos.

Al respecto, ha comentado que "es habitual" alcanzar el volumen máximo de producción diaria en los lanzamientos de "nuevos modelos que tienen buena acogida" porque "hay que llenar los concesionarios y mostrarlos a los potenciales clientes".

En total, la factoría valenciana produce 1.090 vehículos diarios, 750 unidades de C-MAX, 300 del Focus y unos 40 del Fiesta.

Nuevo repunte a principios de 2011

Faubel se ha mostrado optimista de cara a la continuidad de esos 65 trabajadores eventuales "hasta el primer trimestre" de 2011 dado que "se espera una subida aún mayor de la demanda de Focus", que hará que la producción total aumente a "1.200 unidades diarias a principios de año".

En este sentido, ha explicado que ese nuevo repunte se producirá con motivo del lanzamiento del nuevo modelo Focus en Alemania, ya que "mientras se preparan las instalaciones en Alemania, se encargarán más unidades del Focus actual a Almussafes".

Antes de la llegada del C-MAX, la planta producía un máximo de 1.450 vehículos diarios, 700 unidades del nuevo Fiesta y el resto correspondientes al Focus, que se simultaneará durante un tiempo con los C-MAX de cinco y siete plazas, pero acabará desapareciendo.

Ford España ha invertido 270 millones de euros con motivo de la llegada del nuevo modelo, al que se unirá la versión híbrida en 2013.

Consulta aquí más noticias de Valencia.