La directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, Caridad Hernández, viaja este jueves a Murcia para constituir la Comisión Territorial de Calidad de la Oficina Judicial, una de las actuaciones preparatorias del despliegue del nuevo modelo organizativo de la Administración de Justicia, previsto para comienzos de noviembre.

La Comisión Territorial de Calidad de la Oficina Judicial de Murcia, junto a la recientemente constituida en Burgos, son las primeras comisiones territoriales de calidad judicial que se ponen en marcha en España.

Integrada por un representante del Ministerio de Justicia, el secretario de gobierno, el secretario coordinador provincial, los directores de los Servicios Comunes Procesales, un representante de la Unidad Procesal de Apoyo Directo, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, el juez decano y el fiscal superior de la Comunidad Autónoma correspondiente, su misión es promover la implantación del sistema de calidad en la Oficina Judicial y el cumplimiento de sus objetivos.

Con esta finalidad, será el órgano encargado de desplegar el sistema de evaluación y mejora continua de la Oficina Judicial, planificar y realizar las auditorías internas, establecer los mecanismos de evaluación de satisfacción de los usuarios de las Oficinas Judiciales e implantar los sistemas de quejas, sugerencias y reclamaciones.

Así, las Comisiones Territoriales de Calidad se constituirán de manera progresiva en las Oficinas Judiciales gestionadas por el Ministerio de Justicia dentro del marco de implantación del sistema de calidad previsto por la Comisión Estatal de Calidad de la Oficina Judicial, como espacio de consenso y de colegiación de esfuerzos a nivel nacional.

La implantación del sistema de calidad de la Oficina Judicial es uno de los objetivos del Protocolo Marco de Actuación; un documento elaborado por el Ministerio de Justicia para garantizar la homogeneidad y uniformidad del funcionamiento de las Oficinas Judiciales.

Y es que, según las fuentes, el sistema de calidad garantizará la mejora continua de los servicios prestados por la Oficina Judicial con el fin de asegurar que el usuario obtiene la máxima satisfacción del servicio público de la justicia.

De igual modo, permitirá conseguir una Oficina Judicial orientada al cliente, basada en el principio de mejora continua, transparente y abierta, que ponga la información a disposición del ciudadano.

Entre sus objetivos se encuentra, además, el de motivar e implicar a los funcionarios con la cultura de calidad para prestar un servicio público ágil, eficaz y transparente, según fuentes de la Delegación del Gobierno.

El nuevo modelo organizativo de la Administración de Justicia entrará en funcionamiento a comienzos del mes de noviembre, en Burgos y Murcia y, de forma progresiva, en el resto de ciudades.

Consulta aquí más noticias de Murcia.