Un 70,7 por ciento de los contratos que las empresas de la Región de Murcia suelen ofrecer a los universitarios es de tipo temporal, frente a un 32,2 por ciento que es indefinido y un 18,8 por ciento de prácticas, según se desprende del 'Estudio Empleadores 2010' elaborado por la Universidad de Murcia (UMU) con el patrocinio de Banco Santander para analizar la demanda de titulados superiores por parte de las empresas.

En lo que se refiere a la categoría profesional, el estudio refleja que el 53,2 por ciento de los titulados trabaja como técnico, seguido del 45,1 por ciento, que lo hace como administrativo y el 15,1 por ciento que está empleado como mando intermedio, el 12 por ciento que lo hace como directivo y un siete por ciento que desempeña su trabajo como auxiliar.

El tipo de jornada más empleada es la jornada completa partida que es la que siguen el 84,2 por ciento de los universitarios, a pesar de una posible tendencia a la jornada europea, con reducción del horario de comida para finalizar antes de la jornada de trabajo. A continuación se sitúa el 14,1 por ciento de los universitarios que realiza una jornada completa intensiva y el 1,7 por ciento que trabaja con jornada parcial.

Otra variable "importante", según el estudio, es que la retribución que se ofrece al titulado al incorporarse a la empresa, que oscila entre 1001 y 1.300 euros en el 73,3 por ciento de los casos. A continuación, el 13,7 por ciento de los universitarios recién incorporados al trabajo cobra entre 701 y 1.000 euros, seguido del 9,6 por ciento de los titulados superiores, que cobran entre 1.301 y 1.600 euros. Sólo un 2,9 por ciento cobra más de 1.600 euros.

Así, se produce un "desfase" entre la cualificación de los universitarios y los puestos de trabajo que las empresas les ofrecen, que están por debajo de su nivel formativo, según explicó en rueda de prensa la vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Murcia, Maribel Sánchez-Mora, quien presentó el estudio acompañada por el rector de la UMU, José Antonio Cobacho, el director general de Universidades y Política Científica, Eduardo Osuna, y el director general de Trabajo, Fernando José Vélez.

El rector explicó que este desfase se produce "como consecuencia de la mala planificación laboral de las empresas durante los últimos años, porque contrataron personal con titulación universitaria para trabajos como administrativos, por ejemplo, para los que un universitario no está cualificado y con los que se desmotiva". Por ello, criticó que el rendimiento que las empresas pretendían sacar con esta estrategia "es contraproducente".

Cobacho determinó que esta situación "se trata de encauzar", y que el Espacio Europeo de Educación Superior "trata de dar respuesta a este tipo de situaciones, poniendo en contacto la universidad y la empresa". Así, explicó que la universidad "no se puede olvidar del mercado" para ajustar la oferta a la demanda, pero ratificó que hay titulaciones muy tradicionales, que están en la raíz de una institución docente, que "no se pueden eliminar".

Titulados en plantilla

Para realizar el estudio, el Centro de Orientación e Información de Empleo de la UMU siguió una metodología mixta —cualitativa y cuantitativa— que consistió en la realización de 1.140 encuestas y grupos de discusión por grupos, en función del tamaño de la empresa y su sector de trabajo.

De todas estas empresas, el 67,4 por ciento tenía titulados universitarios entre su personal, frente al 29,7 por ciento que no tiene titulados en plantilla ni tenían intención de contratar a ninguno, y el 2,9 por ciento que tampoco empleaba universitarios pero sí tenía previsto contratar alguno.

La presencia del personal universitario en las empresas, señaló Maribel Sánchez-Mora, vicerrectora de Estudiantes y Empleo, en la presentación del estudio desarrollada en Convalecencia, es "relativamente elevada, pero mejorable".

Además, agregó, los titulados representan como media un 18,3 de la plantilla total de las empresas. En concreto, el 60,6 por ciento de las empresas tenía hasta un diez por ciento de titulados universitarios, mientras que el 16,3 por ciento de las compañías encuestadas contaban con una plantilla compuesta por entre un 11 y un 20 por ciento de universitarios, y hay "muy pocas empresas" con porcentajes superiores.

En cuanto a las titulaciones con mayor presencia en el ámbito empresarial, destacan aquellas más directamente vinculadas a la empresa, tales como diplomado en Ciencias Empresariales que poseen el 29,7 por ciento de los empleados con titulación universitaria, seguido por los licenciados en Economía que representan el 26,6 por ciento, y diplomado en Relaciones Laborales con el 21,3 por ciento.

Le siguen los ingenieros no especificados con el 15 por ciento, seguido de los licenciados en Administración y Dirección de Empresas con el 11,3 por ciento, y los licenciados en Derecho con el 8,8 por ciento.

Evolución del personal universitario

A pesar de las negativas previsiones por la crisis económica, los resultados del análisis indican una evolución del personal universitario en las empresas ligeramente más positiva que para el resto no universitario. Así, un 12 por ciento de las empresas consultadas prevén que aumentarán en el próximo año la plantilla de titulados universitarios, frente al 10,5 que incrementará la de no universitarios.

La gran mayoría, un 78,1, calcula que mantendrá su personal universitario, frente al 72,9 por ciento que prevé mantener en plantilla a no universitarios. Asimismo, el 6,4 por ciento prevé prescindir de titulados, frente al 13,3 por ciento que piensa disminuir la plantilla de no universitarios Las razones, según los encuestados, hay que buscarlas en la situación económica actual de incertidumbre, que frena la contratación e impulsa procesos de reestructuración entre el personal.

Las previsiones, difieren, sin embargo, dependiendo del sector, manteniéndose la demanda de universitarios en el campo de la tecnología de la información y la informática y unas evoluciones negativas para los sectores de la construcción, financiero y turismo y ocio.

Por lo que respecta a la valoración que se hace de la formación universitaria, una mayoría de empleadores, el 54,7 por ciento de los casos, destaca el nivel de conocimiento y preparación adquirido en la carrera, a la vez que el mayor déficit de los titulados lo sitúan en la escasez de prácticas.

En el acto de presentación, el rector, José Antonio Cobacho, manifestó que las universidades no se pueden desatender del futuro laboral de sus egresados, por lo que advirtió que el, a su juicio, excesivamente alto mapa de titulaciones del sistema universitario español tendrá que revisarse en los próximos años para reducir así la tasa de desempleo entre los universitarios.

Por su parte, el director general de Trabajo de la Comunidad Autónoma, Fernando José Vélez, indicó que la encuesta muestra, ante todo, la confianza de los empresarios en la formación que se presta en la Universidad de Murcia.

También intervino el director general de Universidades y Política Científica, Eduardo Osuna, quien destacó el carácter novedoso de un estudio que se centra por primera vez en las necesidades de las empresas.

Consulta aquí más noticias de Murcia.