El Plan Integral Agrario contará el próximo año con una financiación de 452,94 millones de euros e incrementará las actuaciones destinadas a la mejora de la competitividad en el sector agrario y su industria de transformación, con un total de 157,6 millones de euros para estas actuaciones, un 21 por ciento más que en 2010.

Este es uno de los principales anuncios que ha realizado la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, en su comparecencia en la Comisión de Hacienda de las Cortes a la que ha acudido para presentar el proyecto de presupuestos de su departamento para el año 2011 que ascenderá a un total de 596,18 millones de euros, un 7,99 por ciento menos que en 2010.

Tras asegurar que este presupuesto respeta el compromiso asumido por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de mantener los objetivos del Plan Integral Agrario en un horizonte ampliado al año 2015, Clemente ha apostado también por mantener la financiación para las actuaciones de diversificación del medio agrario con una dotación de 21,54 millones de euros.

Dicho esto, ha reconocido que el resto de ejes de actuación del Plan Integral Agrario se verán reducidos en el año 2011 ya que la actual crisis económica que vive el país y la caída generalizada del presupuesto de la Junta ha hecho necesario "priorizar" las políticas que en el caso de la Consejería de Agricultura se volcarán en la competitividad del sector agrario y alimentario, con 157 millones de euros (un 21 por ciento más), "en parte motivado por las demandas del sector, que necesita nuevos apoyos para dar liquidez a sus economías y no retroceder en los esfuerzos productivos conseguidos".

Para ello, la Consejería de Agricultura y Ganadería se ha fijado ocho prioridades para el año 2011 que pasan por la potenciación de los efectos de los riesgos en el proceso productivo con un incremento del 3,33 por ciento en la dotación de los servicios agrarios (15,5 millones de euros en total) y por el aumento de la política de I+D+i en el sector agrario y alimentario que contará el próximo año con un presupuesto de 19,33 millones de euros, un 40,35 por ciento más.

La Consejería de Agricultura aumentará también las acciones destinadas a la producción agroambiental, al asesoramiento de explotaciones y al apoyo a las zonas con limitaciones productivas - agricultura de montaña y otras zonas desfavorecidas - que contarán el próximo ejercicio con una dotación de 70,88 millones de euros euros, (un 4,29 por ciento más que en el actual).

Impulsar las infraestructuras de regadío con incorporaciones en 2011 de licitaciones en nuevas obras por importe de 47 millones de euros; intensificar las líneas de incentivos empresariales reembolsables tanto para capital circulante como para inversiones, con 65 millones de euros frente a los 40 de 2010, e incorporación de más financiación a la participación en empresas, especialmente en las inversoras, con 11,21 millones (1,21 en 2010) son otras de las prioridades fijadas por Clemente para el próximo año.

Por último, Clemente se ha comprometido a garantizar el cumplimiento del compromiso adoptado en diciembre de 2009 en la posición común del presidente Herrera y las OPA en lo relativo a la refinanciación de la deuda del sector ganadero, actuación a la que se asigna una dotación de 6.016.000 euros para el pago de intereses por el aplazamiento de la deuda contraída. "De esta forma se permitirá que los ganaderos de Castilla y León puedan mantener entre este año y el que viene una financiación de 98 millones de euros en sus cuentas de explotación", ha asegurado la consejera.

Incorporar a 400 JÓVENES

En un análisis pormenorizado de su presupuesto, Clemente ha comprometido 90 millones de euros para inversiones productivas en explotaciones agrarias -40 millones— e industria alimentaria -49,95 millones— y se ha fijado como objetivo mantener el nivel de incorporaciones de jóvenes al sector agrario en el entorno de 400 personas.

Según sus datos, en lo que va de legislatura la Consejería de Agricultura y Ganadería ha apoyado a 5.208 explotaciones con inversiones valoradas en 293 millones de euros, si bien ha reconocido que la menor financiación en estas actuaciones para el próximo ejercicio va a ralentizar el compromiso de apoyo de 1.500 explotaciones al año en 2011.

Respecto a las infraestructuras agrarias, que contarán con un presupuesto de 89,11 millones de euros (menos que en 2010), Clemente se ha comprometido a continuar con todas las obras iniciadas y a impulsar la modernización de regadíos. En concreto, en 2011 se dará un "importante impulso" a las modernizaciones con concentración de 17.500 hectáreas más en las provincias de León (sectores III y VI del Páramo Bajo, sectores III y IX del Canal del Páramo y regadío del Canal Alto del Bierzo), Segovia (sector A de la cabecera del río Riaza) y Zamora (sectores III y IV del canal de Toro-Zamora), actuaciones que supondrán contratación nueva por importe de 47 millones de euros.

En este punto, la consejera ha expresado su pesar ante la imposibilidad de dar ese impulso en nuevos regadíos por el "gravísimo incumplimiento" del MARM al no iniciar las obras de su competencia "que frenan las que nos correspondería ejecutar a nosotros". En consecuencia, ha continuado, el próximo año no podrán iniciarse las obras "tan necesarias" del regadío de La Armuña, en Salamanca, ni las previstas en el área centro de Payuelos, en León.

En la política de reestructuración, se han consignado 16,04 millones de euros para el cese anticipado de la actividad agraria, con 2.500 beneficiarios, aunque la Consejería de Agricultura ha tenido que prescindir del Plan de Pensiones ya que "los recursos son limitados y hay que optimizarlos". Según ha argumentado la consejera, esta línea encuentra un "auténtico freno" en los propios agricultores "que finalmente nos están demandando no ceder su explotación".

Otro de los programas en los que la Consejería ha tenido que hacer un ajuste presupuestario en 2011 es el Plan de apoyo al sector remolachero, que contará con una partida de 9 millones de euros y no de los 10 previstos, si bien Clemente ha aseverado que la cantidad asegura el pago a los agricultores de 3 euros/tonelada de remolacha comprometido en 2008.

Además, el presupuesto de la Consejería ha consignado 25,56 millones para actuaciones de sanidad animal y vegetal, identificación y control de animales, 4,72 millones para formación, 9,35 millones para promoción comercial y 4,75 millones para apoyo al cooperativismo, así como 14,64 millones para apoyar actuaciones del primer programa de desarrollo rural sostenible 2010-2014.

"Es un programa que nos interesa, desde luego hubiéramos deseado que el Estado dedicara más financiación -como inicialmente anunció- y que tuviera una consideración muy especial para el sector agrario y alimentario, que es la base de actividad y empleo en el medio rural", ha concluido la consejera, que ha comprometido la correspondiente contraprestación de nuestros presupuestos.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.