El 38,5 por ciento de los conductores baleares se plantea dejar de usar el coche en sus desplazamientos diarios ante la falta de aparcamiento y sustituirlo por la moto o el transporte público como principales alternativas, según indica un estudio sobre los hábitos de aparcamiento de los españoles realizado por Coches.net.

Así, como principales alternativas al coche, los conductores eligen el uso de la moto (34,5 por ciento) y el transporte público (28 por ciento), por delante de la bici (24,9 por ciento) o de compartir el coche con otras personas (12,5 por ciento).

En España, el porcentaje de conductores que se ha planteado abandonar el coche por los problemas con el aparcamiento se sitúa en el 45 por ciento. Sin embargo, a diferencia de los resultados en Baleares, la alternativa preferida en el conjunto del país es el transporte público (42 por ciento), ligeramente por delante de la moto (41 por ciento) y a una notable distancia de la bici (11,9 por ciento).

Para un 94 por ciento de los conductores de las islas cada vez es más difícil encontrar plazas en la vía pública, y entre las principales causas figuran el aumento del parque de automóviles o la prohibición de aparcar en calles donde antes se podía.

En cuanto a las mejoras que podrían realizar los ayuntamientos para solucionar la falta de aparcamiento, un 63,9 por ciento de los conductores baleares propone liberar espacios públicos para aparcamiento gratuito y un 57,8 por ciento apuesta por mejorar la red de transporte público para facilitar el cambio modal (de coche a transporte público).

Aunque en menor medida, también se citan la posibilidad de dar prioridad a los residentes mediante zonas verdes (25,3 por ciento) o la creación de más aparcamientos de pago (24,1 por ciento). Resulta significativo que la opción de cobrar un peaje de entrada a la ciudad aparece citada en Baleares por un 10,8 por ciento

El estudio también indica que un 67,5 por ciento de conductores de Baleares dispone de plaza propia de aparcamiento: un 54,2 por ciento en propiedad y un 13,3 por ciento de alquiler.

La crisis económica apenas ha provocado cambios en relación a los aparcamientos propios, ya que sólo un 7,2 por ciento de los encuestados en Baleares señala que ha renunciado a una plaza de aparcamiento a causa de la crisis.

No obstante, sí se observa una mayor incidencia en el uso puntual de aparcamientos de pago (parking público y zonas azul o verde): un 36,1 por ciento reconoce que ha limitado el uso de estas zonas debido a la crisis.

En este sentido, un 72,3 por ciento de los encuestados considera que el precio de la zona azul es caro, mientras que en el caso de la zona verde este porcentaje se reduce al 19,3.

En cuanto a los hábitos de aparcamiento del 90,3 por ciento de conductores de Baleares que se desplazan en coche a su lugar de trabajo, un 48,2 por ciento estaciona en una plaza facilitada por la empresa y un 41,1 por ciento en la vía pública. En cambio, cuando se trata de desplazamientos puntuales, un 48,2 por ciento opta por un parking público de pago, por delante de aparcar en la vía pública (32,5 por ciento) o en una zona azul (14,5 por ciento).

Por otra parte, el tiempo medio dedicado a buscar aparcamiento en la calle es inferior a los 15 minutos en un 68,7 por ciento de conductores. Así, un 21,7 por ciento suele tardar entre 15 y 30 minutos, y un 9,6 por ciento tarda más de media hora. Como curiosidad, un 12 por ciento de los conductores de Baleares ha llegado a tardar más de una hora en encontrar aparcamiento en ocasiones puntuales.

Por último, el estudio recoge algunos datos curiosos sobre los hábitos cotidianos a la hora de estacionar el vehículo. Todos los conductores encuestados en Baleares señalan que suelen realizar cinco o menos maniobras para aparcar y, en general, no tienen preferencias sobre la manera de estacionar su coche, aunque un 26,5 por ciento se siente más cómodo aparcando en batería.