El GOB ha anunciado que la puesta en marcha de un comedor fijo para alimentar a las aves de rapiña en la finca de La Trapa ha permitido que en los últimos meses sea frecuente observar buitres en esta finca y en toda la zona sur de la Sierra de Tramuntana en Mallorca.

En un comunicado, la organización ecologista ha explicado que este punto fijo de alimentación se ha instalado, gracias a la financiación de VOLCAM (voluntariado ambiental de la CAM) y tiene como motivación principal ampliar las zonas en las que residan las aves carroñeras, principalmente la milana (Milvus milvus) y las dos especies de buitres que hay ahora en Mallorca, el buitre negro (Aegypius monachus) y el buitre leonado (Gyps fulvus).

El GOB ha indicado que la situación de peligro de la milana, así como la recuperación de la población de buitre negro que se ha producido durante los últimos años en Mallorca, junto con la "sorprendente" llegada de buitres leonados a Mallorca hace ahora dos años, movió a esta entidad ecologista a crear una zona de alimentación en la finca de La Trapa, al sur de la Serra de Tramuntana, fuera de las habituales zonas de alimentación que se encuentran al norte de la Serra.

Para ello, ha resaltado que el GOB contó con la ayuda de VOLCAM y 2un buen número de voluntarios que han participado en el proyecto". De esta manera, ha asegurado que se ha conseguido que tanto las milanas como los buitres visiten habitualmente la zona posibilitando una futura ampliación de sus zonas de cría".

Finalmente, ha recordado que la presencia de estas aves "espectaculares" supone, además, un "activo paisajístico de primer orden por los numerosos excursionistas de cualquier parte del mundo que visitan Mallorca".