Agentes de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria han detenido a los nueve integrantes de una organización de narcotraficantes como responsables de cargar en un velero, interceptado en alta mar, un total de 3.200 kilos de hachís, procediendo, de este modo, a desarticular la red responsable del cargamento.

En concreto, según fuentes policiales, la droga había sido traspasada de otra embarcación nodriza en un punto a unas 35 millas frente al Cabo de Palos, y su destino eran puertos deportivos con poco tránsito de barcos o 'alijada' en playas.

Los encargados de cargar este estupefaciente era un grupo de nueve personas, en su mayoría de nacionalidad española y asentado en la provincia de Alicante, que aprovechaba sus conocimientos de la costa de Levante y Murcia para introducir importantes cantidades de droga que les era suministrada por sus proveedores marroquíes.

Las investigaciones de los agentes comenzaron en marzo cuando se tuvo constancia de una estructura delictiva dedicada al tráfico de hachís y radicada en la provincia de Alicante.

El 'modus operandi' consistía en que los miembros de la organización afincados en España contactaban con los suministradores de la droga a través de otros individuos de origen magrebí que actuaban como intermediarios.

Posteriormente, alquilaban una embarcación, normalmente tipo velero, con la que se dirigían hasta unas coordenadas previamente acordadas donde cargaban el hachís desde una nave nodriza.

Para ello, el grupo utilizaba puertos deportivos con poco tránsito de barcos, donde descargaba el cargamento, o empleaba otra embarcación más pequeña con la que "alijaba" la sustancia estupefaciente en una playa para desde allí transportarla a su lugar de custodia.

Así, cada uno de los miembros de la red tenía unas tareas perfectamente definidas. Dos de ellos se encargaban de adquirir la droga, otro servía de intermediario, dos de sus componentes la transportaban en el velero, otro era el responsable de sacarla del puerto una vez arribaba la embarcación, y como final de la cadena del tráfico tres de ellos lo distribuían.

Tras varios intentos fallidos de introducir una partida de hachís, los agentes averiguaron que la organización iba a recibir un nuevo cargamento, cuyo punto exacto era a 35 millas frente al Cabo de Palos, por lo que se estableció el correspondiente dispositivo policial.

Finalmente, la nave fue abordada y sus dos tripulantes detenidos. De forma simultánea, se arrestó en tierra al resto de implicados en la investigación en Elche, El Campello y Alicante capital.

En la operación se han decomisado 105 fardos de arpillera con un peso total de 3.200 kilos de hachís, un velero de 12 metros de eslora y numerosa documentación relativa a las coordenadas de contacto en alta mar.

La operación ha sido desarrollada por agentes del Grupo XI de la Brigada Central de Estupefacientes y del CRECO Campo de Gibraltar, adscritos a la Udyco Central de la Comisaría General de Policía Judicial, de la UDEV de la Comisaría Provincial de Alicante, de la Comisaría de Motril (Granada) y de la Agencia Tributaria.

Consulta aquí más noticias de Murcia.