El acusado de matar en septiembre de 2008 al joven senegalés Ousmane Kote en la barriada de 'Las 200 viviendas' en Roquetas de Mar (Almería), Juan Jose O.N. —alias 'El Bollo'— ha relatado este lunes ante el jurado popular que enjuicia el crimen que la víctima "se pinchó" con el cuchillo que blandía de izquierda a derecha para intentar defenderse al "abalanzarse" contra él con un palo en la mano y ha asegurado que "temió" tanto por su vida como por la de los cuatro menores que le acompañaban porque "había más de 200 morenos que nos seguían y nos tenían acorralados".

Juan José O.N. ha relatado a preguntas del fiscal, quien solicita 12 años de prisión, que Ousmane Kote se le "vino encima" y se "lo hincó en el hombro" y ha negado que intentase matarle ya que, de haber querido hacerlo —ha ahondado— "lo hubiera pinchado en el corazón".

"Fue mala suerte porque él tuvo que verme con el cuchillo mientras yo gritaba no os acerquéis. Si la navaja hubiera sido más pequeña y la ambulancia no hubiese tardado, no hubiese muerto. Los morenos le tuvieron que poner plásticos para que no se desangrara", ha asegurado.

Según la versión que ha ofrecido ante el tribunal de jurado que preside la magistrada Soledad Jiménez Cisneros de Cid, no conocía de nada a Ousmane Kote ni había tenido contacto con él hasta la pelea que se desencadenó la noche del 5 de septiembre de 2008 en la que, ha sostenido, había estado "bebiendo whisky, esnifando cocaína y fumando base" en casa con unos familiares y amigos.

Ha negado en esta línea, que saliese de su domicilio con el arma homicida aunque sí ha reconocido que uno de los menores que le acompañaban portaba una defensa eléctrica y que el cuchillo se lo proporcionó otro de los menores una vez que se había iniciado la reyerta que él ha definido, sin embargo, casi como un linchamiento "por parte de 300 negros con palos y sables".

"los morenos tomaron el barrio"

Así, a preguntas del letrado que ejerce su defensa, y tras rechazar ser "racista", ha descrito que los "morenos tomaron el barrio y se tuvieron que ir los españoles" y que, tras el apuñalamiento a la postre mortal, "quemaron mis dos casas y mis dos coches" y "pegaron a los sanitarios de la ambulancia y a los efectivos de la Guardia Civil".

Sobre como se inició la pelea, Juan José O.N. ha asegurado que primero se produjo un primer encontronazo con "otras personas de raza negra" después de varios menores llegasen a su casa para decirle que "varios morenos les querían matar". En esa primera pelea, según su versión, les pegaron con palos "y hasta me rompieron la ropa", por lo que decidieron volver al domicilio.

Una vez allí, al darse cuenta, ha ahondado, "de que había perdido mi esclava de 200 euros y mi móvil" y pensando que "todo se había calmado", volvieron a salir y fue cuando "nos acorralaron". En esta línea, ha aseverado que, pese a permanecer 16 días huido de la acción de la Justicia, "tenía intención de entregarme porque estaba muy arrepentido". "Yo no sabía que se había muerto con un pinchazo en el hombro. Estuve dos horas llorando en la Guardia Civil", ha remarcado.

El Ministerio Público sostiene, sin embargo, que Juan José O.N. comenzó una reyerta con dos de los conocidos de la víctima. En un momento de la riña, decidió volver a casa junto a uno de los menores con la intención de "aprovisionarse de algún arma para continuar la disputa", por lo que mientras que el adolescente cogió una defensa eléctrica, él se decidió por un cuchillo de 20 centímetros de hoja para, a continuación, ir en busca de los miembros del otro bando.

Fue en ese momento cuando el joven senegalés de 28 años, al salir en defensa de uno de sus amigos en una riña en la que no llegó a participar, recibió la puñalada en el hombro, que le alcanzó el hemitórax izquierdo, le seccionó la arteria axilar y le causó, según el informe forense de los peritos del Instituto de Medicina Legal (IML) de Almería, la "muerte inmediata".

Asesinato con "tintes racistas"

Frente a la calificación de homicidio doloso de la Fiscalía, la defensa considera los hechos como homicidio por imprudencia y pide para su patrocinado una año de prisión al aplicar las atenuantes de miedo insuperable y toxicomanía. La acusación particular pide 18 años de cárcel al estimar que el apuñalamiento de Ousmane Kote fue un asesinato con tintes racistas.

Por su parte, el segundo procesado en la causa, a quien se acusa de encubrimiento, Pedro S.C., ha reconocido este lunes los hechos que le imputaban las acusaciones y ha mostrado su conformidad con la pena mínima de seis meses de prisión después de que el fiscal aceptase rebajar la condena solicitada inicialmente en dos años de cárcel.

Pedro S.C. prestó cobertura a 'El Bollo' durante su huida y los días que permaneció oculto y, por tanto, era conocedor del crimen. En la sala y a preguntas de la defensa, ha corroborado la versión de Juan José O.N. y ha asegurado que querían "matar" a su amigo, quien "estaba muy asustado, arrepentido y yo creo que drogado".

En concreto, con su ayuda, el principal acusado consiguió llegar en coche desde el paraje Las Salinas de Roquetas de Mar hasta el barrio de La Cañada en la capital y permanecer oculto en una vivienda de la zona conocida como 'Flor Indálica' "para evadir la acción de la Justicia" durante 16 días hasta que fue detenido por agentes de la Guardia Civil.

La vista oral con jurado popular por este crimen, que activó un dispositivo con más de 100 efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil para garantizar la convivencia habitual tras los graves altercados desencadenados por el apuñalamiento, se reanuda este martes con la práctica de la prueba testifical.

Consulta aquí más noticias de Almería.