El consejero de Universidades, Empresa e Investigación, Salvador Marín, presidió hoy la firma del convenio entre el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas-CSIC) y la Fundación Parque Científico de Murcia, que pone al servicio de los investigadores el Centro de Supercomputación Ben Arabí para el desarrollo de proyectos relacionados con la mejora genética y las sustancias bioactivas en los alimentos.

Asimismo, el acuerdo establece poner las medidas para favorecer la creación de empresas de base tecnológica que se encarguen de la explotación de los trabajos de I+D de los distintos grupos del Cebas-CSIC, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

El consejero indicó que "este acuerdo y el resultado de los trabajos que se van a realizar suponen un ejemplo del esfuerzo del Gobierno regional de dotar de infraestructuras científicas de primer nivel para el desarrollo de proyectos generadores de riqueza y empleo de calidad".

En virtud del acuerdo, el Parque Científico pone a disposición del Cebas-CSIC el Centro de Supercomputación Ben Arabí, el cuarto más potente de España, así como formación para el uso de esta herramienta científica y la colaboración para apoyar a las 'spin-off', es decir, las empresas que surjan de los distintos proyectos de investigación.

Genómica computacional

Entre los beneficios que proporciona el Centro de Supercomputación al Cebas se encuentran todas las aplicaciones relacionadas con el estudio de las propiedades globales de los genomas. Los investigadores pueden modelar y predecir comportamientos celulares al aplicar la potencia de cálculo de la supercomputación.

La importancia de la genómica computacional se refleja, por ejemplo, en el hecho de que en cada nuevo genoma secuenciado sólo se conocen experimentalmente una mínima proporción de los genes codificados y con programas computacionales ha sido posible predecir el total de los genes contenidos en estos nuevos genomas, precisó la Administración.

El uso del supercomputador del Parque Científico para el estudio de las propiedades de los genes será de gran utilidad para las áreas de investigación del Cebas de mejora genética de frutales, patología vegetal, nutrición vegetal y calidad, seguridad y bioactividad de los alimentos vegetales.

"Todos estas áreas de investigación están a la vanguardia y sus resultados contribuyen al desarrollo de la importante industria alimentaria de la Región de Murcia, bien creando los investigadores sus propias empresas para explotar de forma directa los resultados, bien transfiriendo el conocimiento al sector productivo", indicó Marín.

Otras de las áreas del Cebas que se beneficiarán de la gran potencia de cálculo que ofrece Ben Arabí son la de conservación de suelos y agua, y la de riego. En ambos casos en el supercomputador se pueden ejecutar modelos capaces de obtener la predicción de la precipitación, la humedad del suelo y demás variables climáticas necesarias para poder saber qué necesidad de riego tienen nuestros cultivos, y por lo tanto analizar más detalladamente la relación entre el ciclo del agua y vegetación.

Además, también se verán aceleradas las investigaciones relativas al balance hídrico del Segura con modelos físicos, predicción hidrológica de riadas y todos los proyectos relacionados con la gestión de recursos hídricos.

Actualmente están usando el supercomputador diez empresas, dos centros de investigación públicos, 22 grupos de investigación universitarios, tres de ellos de fuera de la Región, que suman un total de 78 usuarios.

Consulta aquí más noticias de Murcia.