Desmantelada una panificadora ilegal enTorrente que distribuía a kebabs de Valencia y Alicante

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado una panificadora ilegal que funcionaba en la localidad valenciana de Torrente y que distribuía pan de pinta a diversos kebabs de las provincias de Alicante y Valencia. Asimismo, ha detenido a dos personas por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores, ha informado este cuerpo en un comunicado.
Panificadora ilegal en Torrent
Panificadora ilegal en Torrent
POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado una panificadora ilegal que funcionaba en la localidad valenciana de Torrente y que distribuía pan de pinta a diversos kebabs de las provincias de Alicante y Valencia. Asimismo, ha detenido a dos personas por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores, ha informado este cuerpo en un comunicado.

Así, la Policía han arrestado a un matrimonio de origen turco, una mujer de 45 años y un hombre de 46, después de que, unas horas antes, los agentes realizaran una inspección en su local, junto con la Inspección Regional de Trabajo de la Seguridad Social y la Inspección Municipal de Licencias y Seguridad e Higiene del Ayuntamiento de Torrente, donde localizaron a cuatro trabajadores en situación irregular trabajando en una panificadora sin cumplir con los mínimos exigidos de seguridad e higiene.

Las investigaciones se iniciaron cuando los agentes tuvieron conocimiento de que en una planta baja de la localidad podrían estar dedicándose a la elaboración de pan de pita, para su posterior distribución a distintos locales de restauración, principalmente 'Kebabs' de toda la provincia e incluso otras colindantes. Para ello utilizaban como mano de obra personas de origen extranjero en condiciones laborales de explotación.

Tras diversas pesquisas, los agentes comprobaron que todos los días sobre las siete de la mañana accedían al local varias personas de origen extranjero, para posteriormente abandonarlo sobre las cinco de la tarde. También observaron que sobre la una del mediodía llegaba una furgoneta blanca que cargaba varias cajas y abandonaba el local.

Según pudieron saber los agentes, el titular de esa furgoneta había sido detenido en septiembre del año pasado por poseer una panificadora presuntamente ilegal en una localidad valenciana, por lo que intensificaron la vigilancia en torno a él y tras diversos seguimientos, averiguaron que después de abandonar el local con la furgoneta, distribuía su mercancía en restaurantes tipo 'Kebab' de las provincias de Valencia y Alicante.

Finalmente, y con la colaboración de la Inspección Regional de Trabajo de la Seguridad Social y la Inspección Municipal de Licencias y Seguridad e Higiene del Ayuntamiento de Torrente, el pasado lunes a las ocho de la mañana, los policías realizaron un registro en el local, donde localizaron a cuatro personas de diversas nacionalidades trabajando sin ninguna medida de seguridad ni higiene, en lo que parecía una panificadora.

A las dos del mediodía de ese mismo día detuvieron al sospechoso y a su mujer, los presuntos responsables de la panificadora. Los detenidos fueron puestos en libertad tras prestar declaración, no si antes ser advertidos de que deberían comparecer ante la autoridad judicial cuando para ello fueran requeridos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento