Jordi Hereu, alcalde de Barcelona.
Jordi Hereu, alcalde de Barcelona. ARCHIVO

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha cifrado en 262.500 euros el coste de los desperfectos ocasionados en diferentes elementos del mobiliario urbano, vehículos y servicios públicos por parte de grupos violentos antisistema durante los incidentes producidos durante la jornada de huelga general del 29-S en Barcelona.

Trabajaremos para que todo el peso de la ley caiga sobre los que atentan contra los bienes públicosEsta primera evaluación podría incrementarse una vez se haga el inventario y balance económico definitivo de los elementos afectados. "Trabajaremos para que todo el peso de la ley caiga sobre los que atentan contra los bienes públicos con todos los mecanismos legales que tenemos al alcance", ha dicho Hereu, que ha lamentado las agresiones a personas, servidores públicos y profesionales de los medios de comunicación.

El alcalde ha condenado estas agresiones y ha asegurado que serán "intolerantes con la gente que ejerce la violencia y atenta contra la libertad de los ciudadanos". De hecho, el ayuntamiento se personará como acusación particular contra los violentos en las causas judiciales que puedan abrirse en relación a los incidentes.

Seremos intolerantes con la gente que ejerce la violencia y atenta contra la libertadDurante los violentos incidentes desarrollados en paralelo a las manifestaciones de la jornada de huelga general se destruyeron íntegramente un total de 59 contenedores y 108 papeleras de los servicios de limpieza. Los contenedores que se encontraban en la zona centro de la ciudad, principalmente en Ciutat Vella, L'Eixample y Gràcia.

También quemaron un coche patrulla de la Guardia Urbana y destrozaron 50 estaciones del Bicing. Estos son los tres elementos que tienen un mayor coste económico, aunque también se han contabilizado daños en bancos, alumbrado público, semáforos y señales de tráfico, aseguran fuentes municipales.

Hereu ha destacado también la celeridad con que los servicios municipales han actuado por reponer los elementos del mobiliario urbano. Doce horas después de los incidentes los contenedores y papeleras destrozados habían sido sustituidos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.