Natalia Millán
La actriz Natalia Millán. ARCHIVO

Miguel Delibes quería que la actriz que tomara el relevo de Lola Herrera en el papel de Carmen Sotillo en Cinco horas con Mario fuera "lo más mona posible pero no de relumbrón" y Natalia Millán cumple "de largo" esa encomienda, a la que se enfrenta, revela, con respeto y humildad pero sin miedo.

En una entrevista, Natalia Millán asegura que lo primero que hizo nada más recibir la propuesta, en abril, fue llamar a Lola Herrera para que le diera "la venia". Lola Herrera (Valladolid, 1935) aseguraba por entonces, que, tras interpretar durante 25 años el personaje -la primera vez en 1979 y la última en 2004- había decidido no volver a hacerlo porque ya había cumplido con la obra, con Valladolid y con su autor y que, además, ya no tenía edad.

Éste es el papel de mayor responsabilidad de toda mi vida

"Cuando hablé con Lola le dije: Aunque me pegue el batacazo yo este viaje no me lo quiero perder. Y ella me contestó: Esa es exactamente la actitud que tienes que tener", rememora. "Esto es una cosa muy gorda y lo único que puedo decir es que me acerco con toda la humildad y respeto, porque es el papel de mayor responsabilidad de toda mi vida", asegura la actriz.

Se trata de una "producción nueva, olvidando "todo lo anterior", dirigida igualmente por Josefina Molina y producida por Sámano, del que, probablemente, sea el texto dramático más importante en castellano para una actriz, un monólogo que se interpreta en un escenario con la única compañía de varias sillas y un ataúd.

Millán (Madrid, 1969) recogerá el testigo nada menos que en el reino de Delibes, Valladolid, el próximo 1 de octubre y lo hará ante un "80 por ciento del público" que "alguna vez habrá aplaudido a Lola como Carmen Sotillos".

"He aceptado este encargo con mucho vértigo e ilusión. Fue mágico que la oferta me llegara justo en un momento en el que me planteaba si salir de gira con Chicago -el musical que protagoniza desde noviembre- y ansiaba una oferta bonita para quedarme en Madrid aunque nunca imaginé que pudiera ser algo tan gordo", revela Millán.

Muy conocida por su intervención en series como Un paso adelante -en la que coincidió con Herrera- o El internado, el nombre de Millán se vincula con el del musical gracias a sus papeles protagonistas en Cabaret y Chicago aunque lleva en el teatro desde los 17 años.