California ejecuta a un reo de 76 años, ciego, sordo y enfermo

El estado de California ejecutó hoy, pasada la medianoche del martes (08:00 GMT) a Clarence Ray Allen, un reo ciego, sordo y enfermo de 76 años sentenciado en 1982 por ordenar el asesinato de tres testigos de cargo.
Clarence Ray Allen (AP).
Clarence Ray Allen (AP).
AP

El Tribunal Supremo rechazó el lunes, tan sólo unas horas antes de la ejecución, la petición final de clemencia del condenado, en la que sus abogados argumentaban que estaba enfermo y era demasiado viejo para ser ejecutado.

Allen, el preso de más edad en el corredor de la muerte de la prisión de San Quintín, en la bahía de San Francisco, fue declarado muerto por las autoridades del penal a las 08:38 GMT del martes de una inyección letal, tal y como estipulan las leyes californianas.

Sus abogados habían argumentado que en el caso de Allen, que precisamente el lunes cumplió 76 años, este castigo sería inusualmente cruel, algo que está prohibido por la Constitución de Estados Unidos. "Nos hace caer más bajo que nunca", dijo Michael Satris, uno de los abogados del recluso, que hoy se convirtió en el decimotercer ejecutado desde que el estado de California restableció la pena capital, en 1978.

Además de estar ciego, sordo y padecer diabetes, el ejecutado debía desplazarse en silla de ruedas y el año pasado sufrió un ataque al corazón.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, rechazó concederle la clemencia el pasado viernes bajo el argumento de que la cadena perpetua "no es el castigo adecuado para alguien que ordena asesinar testigos cuando está cumpliendo una condena de cárcel de por vida".

El tribunal de apelaciones de San Francisco siguió los pasos de Schwarzenegger y decidió el domingo por la noche no frenar la ejecución.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento