El Papa se está recuperando bien de la operación - Vaticano
Reuters Reuters

El parte médico largamente esperado sobre la salud del Pontífice de 84 años se produjo tras su aparición sorpresa desde la ventana del hospital el domingo.

En un breve comunicado emitido por el portavoz del Vaticano Joaquín Navarro-Valls dijo que 'la fase del postoperatorio se está desarrollando sin complicaciones', y que su estado general y parámetros biológicos siguen siendo buenos.

'El Santo Padre está comiendo con regularidad, pasa algunas horas en una butaca y ha empezado ejercicios para rehabilitar su respiración y fonación', añadió en referencia a unos ejercicios para ayudar a que hable de nuevo tras la traqueotomía.

Esta parte del comunicado sobre la recuperación del habla es significativa porque había temores entre algunos expertos médicos sobre que el líder de los católicos no podría hablar de nuevo.

El ministro de Sanidad italiano, Girolamo Sirchia, que vistió a los responsables del Vaticano en el hospital, dijo que confiaba en que el Papa se recuperara rápidamente.

'Está sometiéndose a una terapia del habla y creo que podrá hablar muy pronto', dijo a periodistas Sirchia, un cualificado médico. El ministro se negó a decir si había visto al Papa en persona.

El Pontífice de 84 años fue trasladado de urgencia al hospital Gemelli de Roma el pasado jueves con agudos problemas respiratorios que obligaron a los cirujanos a realizarle una traqueotomía, abriendo un pequeño agujero en su cuello y tráquea para permitir que el aire llegara a sus pulmones con más facilidad.

Fue ingresado por primera vez el 1 de febrero pero recibió el alta 10 días más tarde.

Los medios italianos informaron de que los médicos en el Gemelli quieren que el Papa, cuyo estado de salud se complica por la enfermedad de Parkinson, permanecerá en el hospital más tiempo.

SIN PRISA

El lunes, un destacado cardenal indicó que el segundo ingreso del Pontífice podría ser más prolongado que el primero.

'Por favor, no hagamos que deje el hospital demasiado pronto esta vez', fue citado el cardenal Javier Lozano Barragán, responsable de la política de atención sanitaria del Vaticano.

'Los partes del hospital son optimistas, y todos nosotros estamos felices', citó el periódico La Repubblica a Barragán. 'Pero esta vez recomendaría mayor prudencia'.

Cuando apareció desde la ventana de su habitación el domingo por la tarde, sólo pudo saludar en dos ocasiones a pacientes y fieles concentrados en el aparcamiento del centro médico.

Por primera vez en su pontificado de 26 años no pudo dirigir la oración y bendición semanal del Ángelus, que fue leída por un arzobispo en la Plaza de San Pedro.

El próximo comunicado sobre el estado de salud del Papa se hará público el 3 de marzo, dijo el Vaticano

/Por Philip Pullella y Phil Stewart/