El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Francisco Pons, ha criticado el "'pressing'" —presión— que realizó el Banco de España sobre Bancaja y Caja Mediterráneo (CAM) para que participasen en distintos procesos de integración, dentro de la reestructuración del sistema financiero español, porque "en la práctica, los datos de los indicadores dicen que las dos cajas estaban aceptablemente bien en comparación con otras cajas".

Así lo ha señalado Pons en la presentación del informe 'Estrategia de reactivación y competitividad de la economía valenciana', al ser preguntado por si el hecho de que las principales cajas de ahorros de la Comunitat se hayan integrado en sendos Sistemas Institucional de Protección (SIP) obedece a una "falta de liderazgo" institucional o a "problemas en la gestión" de ambas entidades.

Al respecto, ha señalado que "indudablemente, el Banco de España ha jugado ahí un rol clave" y ha constatado que no entienden "ese 'pressing' que hicieron desde Madrid" porque "todo era decir que Bancaja y la CAM no estaban bien y ahora resulta que cuando han salido los indicadores, están muy bien y hay otras cajas que parecen muy importantes que sus indicadores están menos bien que los de nuestras cajas".

Pons ha manifestado que "ha habido un conjunto de situaciones y factores muy complejos, pero no estaban mal, estaban bien y ahí están resistiendo las pruebas de estrés". "Otra cosa es que, por razones macrosituacionales, el Banco de España haya presionado", ha apuntado.

"solución buena para estos momentos"

En cualquier caso, el presidente de AVE se ha mostrado convencido de que "Bancaja y CAM durante bastantes años van a ser tan útiles como eran hace un año o hace dos" para el empresariado y las familias de la Comunitat Valenciana y ha defendido que la participación en sus respectivos SIP "es una solución buena para estos momentos".

Pons ha reconocido que "en líneas generales, el empresariado hubiera preferido una fusion de las dos cajas y tener aquí en la Comunitat Valenciana una caja muy grande, regional, con la sede aquí", pero ha hecho hincapié en que "son decisiones que se tenían que haber tomado en otro momento".

Así, considera que, "por falta de visión del mundo político y del mundo empresarial, ahora se ha buscado la mejor solución de este momento porque la situación financiera y el mundo bancario han cambiado de una manera drástica y hacen falta entes que el Banco de España casi nos ha ido marcando", ha dicho.

"El liderazgo se ejerce cuando hay que ejercerlo, y en el caso de las cajas, ahora ya quizá no era el momento de hacerlo, sino que, en este momento, los presidentes y sus consejos han hecho lo que se podía hacer y Bancaja está ubicada en un gran banco, el tercero de España, y la CAM está en uno de los rangos superiores" de su SIP.

Pons ha recalcado que "es una solución buena para estos momentos" y que "los dos presidentes han optado por lo mejor que se podía hacer en la situación de ahora, pero el liderazgo y la visión del mundo político y de los empresarios debería de haber anticipado, como se intentó con Eduardo Zaplana, una fusion de las dos cajas hace años y tener hoy en la Comunitat una gran caja", ha lamentado.

En su opinión, "quizá si se hubiera prevenido hace unos cuantos años, se podía haber planteado y planificado una fusion que hubiera sido la continuidad de 40 o 50 fusiones de cajas que se han hecho en la Comunitat Valenciana", pero "eso era en otro momento y los acontecimientos se han desbordado".

"empieza un proceso de confianza"

Pons ha valorado que "ahora parece que el mundo financiero de los grandes inversores están más tranquilos", tras haber vivido "unos meses una auténtica angustia". "Se han tomado decisiones muy fuertes, han salido las pruebas de estrés de las cajas fusionadas y los bancos y han dicho que estamos muy bien y parece que empieza un proceso de confianza en el sistema financiero español", ha subrayado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.