Dibujo del 'Stardust' aproximándose a la Tierra (NASA).
Dibujo del 'Stardust' aproximándose a la Tierra (NASA). NASA

La cápsula ha entrado en la atmósfera a unos 46.440 kilómetros por hora, una velocidad superior a la registrada en mayo de 1969 al reingresar la nave espacial "Apolo X", según informó el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena (California), que se dedica a la exploración robótica del Sistema Solar.

 

En ese momento, el meteoro artificial adquirió un brillo similar al del planeta Venus que duró unos 90 segundos
   En ese momento, el meteoro artificial adquirió un brillo similar al del planeta Venus que duró unos 90 segundos.

Stardust se desprendió de su preciosa carga a las 06.57 del domingo, hora peninsular española, y alrededor de cuatro horas y media después (11.12 horas) la cápsula tocó tierra frenado su violento descenso con un paracaídas.

El contacto con la superficie terrestre de la cápsula, de unos 46 kilos, se ha producido en un punto del Campo de Pruebas y Entrenamiento de la Fuerza Aérea de EEUU en Utah (noroeste).

Allí ha sido recogida por helicópteros de la NASA para  trasladarla de inmediato al Campo Dugway de Pruebas del Ejército de EEUU (Utah) para su procesamiento inicial, dijo la NASA.

 Posteriormente, el recolector de muestras interestelares será trasladado a un laboratorio especialmente habilitado por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de EEUU (NASA) para su estudio en el Centro Espacial Johnson, en Houston (Texas).

 

Stardust pasó a sólo 240 kilómetros del núcleo del cometa "Wild 2" para recoger partículas microscópicas
  Ese ha sido el capítulo final de la misión Stardust (polvo de estrellas) que, desde el 7 de febrero de 1999, cuando partió desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida), ha recorrido 4.634 millones de kilómetros por el Sistema Solar.

Durante ese desplazamiento, Stardust pasó a sólo 240 kilómetros del núcleo del cometa "Wild 2" para recoger partículas microscópicas de su polvo cósmico. La sonda también capturó muestras de polvo interestelar que ingresan al Sistema Solar provenientes de otras galaxias.

 

Según los científicos, esas minúsculas partículas cósmicas, cuya masa no es de más de un miligramo, responderán a interrogantes fundamentales
  Según los científicos, esas minúsculas partículas cósmicas, cuya masa no es de más de un miligramo, responderán a interrogantes fundamentales no sólo sobre el origen del Sistema Solar sino también sobre la naturaleza de los cometas.

Los cuerpos estelares como los cometas que vagan por el Universo en órbitas elípticas llevan consigo material que se mantiene impoluto desde la creación del Sistema Solar hace unos 4.500 millones de años, según los astrónomos.

Donald Brownlee, director del proyecto científico, manifestó que aunque la carga de la cápsula es minúscula, alrededor de 180 científicos tendrán material suficiente para estudiarla y conseguir todo un tesoro de información.

 

Esto es mucho más de lo que podríamos analizar en toda una década

Con los instrumentos de alta precisión de que se dispone ahora, "esto es mucho más de lo que podríamos analizar en toda una década", señaló. "No hay nada mejor que una de estas muestras.  Son muchos los secretos que están ocultos en su microestructura, casi a un nivel atómico", indicó Peter Tsou, uno de los científicos que participa en la misión.

Según fuentes de JPL, la misión de "Stardust" ha continuado sin problemas de ningún tipo desde el viernes pasado cuando realizó una penúltima corrección de su desplazamiento para enfilar hacia la Tierra.

El único interrogante por ahora podría ser la operación en que la cápsula deberá abrir su paracaídas para frenar su violento desplazamiento y reducir el impacto contra la superficie terrestre.

En 2004, el paracaídas de la cápsula "Génesis" que también realizó una misión científica para recoger viento solar no se abrió y ésta se estrelló violentamente contra la superficie terrestre.