Tres muertos en ataque suicida contra club de Tel Aviv -policía
Reuters Reuters

El grupo extremista palestino Yihad Islámica reivindicó la autoría del ataque suicida, en el que más de 30 personas resultaron heridas. Esta explosión pone fin a semanas de calma en las que ha reinado una tregua de facto de los radicales palestinos.

El último ataque mortal en territorio israelí se produjo el 1 de noviembre en Tel Aviv.

El ataque dañará las esperanzas de un proceso de paz en Oriente Medio que habían crecido desde que el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y el presidente palestino, Mahmoud Abas, declararan un alto el fuego en una cumbre celebrada el pasado 8 de febrero.

Algunos de los grupos extremistas que han perpetrado atentados durante la Intifada de los últimos cuatro años y medio dijeron que no se sentían comprometidos con el alto el fuego, pero han mantenido una tregua de facto mientras discutían si la formalizaban.

Las ambulancias se dirigieron rápidamente al club nocturno 'The Stage' en un concurrido distrito de Tel Aviv, donde numerosas personas pasaban el viernes noche. El servicio de ambulancias Magen David Adom dijo que decenas de personas habían sido trasladadas a los hospitales.

'Cruzamos el paso de peatones y de pronto hubo una gran explosión', dijo un testigo cuyo nombre no fue facilitado a la radio del Ejército de Israel. 'Toda la zona del club fue destruida. Los escombros se extendían por el suelo y varios coches se vieron dañados'.

Responsables palestinos condenaron el ataque.

'Sea quien sea el que está detrás (de este ataque) está tratando seriamente de sabotear los esfuerzos que se están realizando para reavivar el proceso de paz y no se debería permitir que tuviera éxito', dijo Saeb Erekat, que encabeza la delegación negociadora palestina.

Los líderes extremistas palestinos iban a reunirse con responsables en El Cairo el 5 de marzo para discutir si formalizaban el alto el fuego.

Hamás y otras facciones han dicho que aún no están satisfechas con los gestos israelíes destinados a cimentar la confianza, como la puesta en libertad de prisioneros y el fin de las incursiones y asesinatos del Ejército judío.

Han solicitado la puesta en libertad de más de los 500 prisioneros palestinos que han sido liberados hasta el momento e insisten en que Israel, que ahora retiene a unos 7.500 palestinos, debería incluir a los prisioneros condenados por herir o matar a israelíes.

Los grupos también solicitan una retirada israelí de Gaza y Cisjordania más global.

/Por Lee Marzel/