Voto de confianza en Italia
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi (d), saluda al llegar al Palacio Grazioli en Roma. ALESSANDRO DI MEO / EFE

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, anunció este viernes que su Ejecutivo someterá su programa de reformas a un voto de confianza en el Parlamento, que de no ser aprobado conducirá a la convocatoria de elecciones anticipadas.

El Pueblo de la Libertad pretende pedir un renovado compromiso del Parlamento

Berlusconi compareció en una rueda de prensa en Roma tras una reunión de unas seis horas que la Ejecutiva de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), celebró en el Palacio Grazzioli, la residencia romana de Berlusconi.

En ella, el PDL abordó la estrategia que adoptará en el nuevo curso político y los apoyos con los que cuenta el Gobierno italiano tras la expulsión del partido del cofundador Gianfranco Fini y la escisión de un nuevo grupo parlamentario, Futuro y Libertad para Italia (FLI).

"El Pueblo de la Libertad pretende pedir un renovado compromiso del Parlamento" para poder proseguir con las reformas en los próximos meses hasta el final de la legislatura en 2013, dijo el primer ministro, quien añadió que, si no hay mayoría, se irá a las urnas "inmediatamente".

"Si no obtenemos el compromiso de la mayoría, no habría más alternativa que el voto, como muy tarde en diciembre, porque más allá de este tiempo sería negativo para el país", incidió.

Aprobada por los dos plenos

Explicó también que ya ha dado orden a los jefes de sus grupos en la Cámara de los Diputados y en el Senado para que preparen la cuestión de confianza, que deberá ser aprobada por los dos plenos. Descartó la hipótesis de la formación de un Gobierno de transición para reformar la ley electoral

Berlusconi descartó asimismo la hipótesis, planteada por algunos partidos de la oposición, de la formación de un Gobierno de transición que sustituya a su Ejecutivo para reformar la ley electoral y convocar después elecciones.

De la reunión del PDL salió un documento con las propuestas de su programa de reformas que pretenden llevar a cabo en los próximos meses, detalló el primer ministro. Esas propuestas se basan en cinco puntos: políticas de federalismo económico, reforma del fisco, iniciativas para el sur, Justicia y Seguridad, asuntos para los que Berlusconi confía en contar con el apoyo de los 34 diputados del FLI que salieron de su formación tras la expulsión de Fini.