La Dirección General de Biodiversidad de la Conselleria de Medio Ambiente y Movilidad del Govern tiene en marcha en la actualidad un total de 11 planes de recuperación y conservación de la fauna y ocho destinados a la preservación de la flora de Baleares.

En un comunicado, el Ejecutivo autonómico ha asegurado que estos documentos contienen una información "muy completa" sobre la conservación de las especies catalogadas y amenazadas, los peligros a los que están sometidas y las actuaciones que hay que llevar a cabo para evitar su extinción.

En concreto, Biodiversidad realiza censos, marcajes de geolocalización y proyectos de desratización para proteger a la pardela balear; un plan de recuperación para el milano real, amenazado por el uso ilegal de cebos envenenados; un plan de recuperación de aves acuáticas; un plan de conservación del águila pescadora, a través de un convenio firmado con Endesa para evitar la electrocución de los ejemplares de esta especie; un plan para la conservación del alimoche, amenazado también por el envenenamiento; o un plan de manejo del cormorán moñudo y la gaviota roja, entre otras actuaciones.

Asimismo, el departamento autonómico de Medio Ambiente desarrolla un plan de manejo del buitre negro, en peligro por el uso de sustancias tóxicas en los cebos; un plan de reintroducción del águila perdicera; un plan de recuperación del sapillo balear o 'ferreret'; un plan de conservación de la tortuga mora; y un plan de conservación del murciélago de cueva.