El Ayuntamiento de Laredo ha ordenado la retirada de una atracción de feria, denominada 'olla ferroviaria', después de que una niña resultara herida este miércoles al salir disparada de ella y golpearse contra el suelo. La menor fue trasladada al Hospital de Laredo, donde estuvo en observación y recibió posteriormente el alta médica.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, la medida se ha adoptado después de las investigaciones efectuadas por la Policía Local de Laredo y la Guardia Civil del municipio, que han desvelado que la atracción ya vivió un episodio como el ocurrido en Laredo en agosto de 2008 en Villadiego (Burgos).

En este sentido, según recoge el Decreto de Alcaldía, se ha puesto de manifiesto que la atracción cuenta "con las medidas adecuadas" de seguridad, tal y como consta en el fax enviado hoy mismo por el técnico revisor de la atracción después de realizar una nueva inspección. No obstante, de las averiguaciones efectuadas concurren otros aspectos que han hecho adoptar la medida de "levantamiento y retirada" del carrusel, ha explicado.

En concreto, y en relación con lo ocurrido en 2008 en Villadiego, el Ayuntamiento ha señalado que en aquella ocasión la persona accidentada se encontraba en estado de embriaguez, lo que a su juicio "implica una desatención" por parte del titular de la atracción.

Por ello, y sin entrar a valorar la posible concurrencia de culpas entre el titular y quienes montaron en el carrusel, el Ayuntamiento considera que "se deducen antecedentes suficientes como para estimar que existe un ámbito de duda razonable sobre el correcto ejercicio de las responsabilidades de vigilancia".

En relación con las citadas discrepancias entre el titular de la atracción y los usuarios, el Ayuntamiento ha explicado que estos aseguran que el propietario les habría exhortado "a conductas que dan pie a la mala utilización del aparato".

Además, la resolución por la que se otorgaba el permiso de ocupación del dominio público incluye una cláusula que autoriza al Ayuntamiento, "por interés público" y de forma unilateral revocar dicha autorización.

Así, el Ayuntamiento ha decidido ordenar "el levantamiento y retirada" de la atracción, y devolverá las tasas abonadas en concepto de ocupación de la vía pública a contar desde la fecha de emisión de este decreto.

También, establece que "resultará por completo independiente de las relaciones de carácter jurídico privado existentes entre el titular de la instalación y los afectados por el siniestro".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.