Camarero
Un joven camarero, durante su jornada de trabajo. ARCHIVO

El mapa de la contratación indefinida en España se concentra casi en exclusiva en los contratos ordinarios (los de indemnización por despido improcedente de 45 días por año) y en las conversiones de contratos temporales a fijos, siendo bastante residual el número de contratos de fomento del empleo indefinido (aquellos que tienen una indemnización por despido de 33 días por año y que la reforma laboral del Gobierno pretende casi universalizar).

Según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración, nueve de cada diez contratos indefinidos que se efectúan mensualmente en España son contratos de 45 días o conversiones de temporales a fijos, mientras que sólo uno de cada diez es de fomento del empleo indefinido (33 días).

Los contratos de 45 días mantienen su cuota estable, representando casi la mitad de los contratos indefinidos efectuados en julio De hecho, es llamativo el hecho de que, en 2010, de todos los contratos indefinidos que se hacen cada mes (unos 100.000), no menos del 46% son contratos de 45 días, mientras que los de 33 días suponen entre el 10% y el 15%. Las conversiones, por su parte, representan entre el 35% y el 43% de toda la contratación fija mensual.

Los últimos datos de paro registrado y contratación, correspondientes a julio, revelan que de los 95.823 contratos indefinidos que se hicieron en el mes, el 46,8% eran contratos ordinarios y el 42,6%, conversiones, con sólo un 9,9% de contratos de 33 días.

Pese a la baja cifra de contratación indefinida de julio (la segunda más baja del año tras la de enero), el séptimo mes del año ha sido en el que menos contratos de 33 días se han realizado, lo que se ha notado sobre todo en las conversiones, que han ganado peso en el total de la contratación indefinida. Mientras tanto, los contratos de 45 días mantienen su cuota estable, representando casi la mitad de los contratos indefinidos efectuados en el mes.