Así lo pone de manifiesto el último índice de precios inmobiliarios de idealista.com, que revela que Palma es la tercera capital de provincia en la que más han aumentado los precios de los pisos usados en julio (2,1%) , hasta situarse en 2.381 euros, frente a los 2.333 del mes de junio.

De este modo, sólo superan a la capital balear en cuanto a incremento de precios las ciudades de San Sebastián (2,9%) y Tarragona (4%), donde el metro cuadrado de una vivienda usada cuesta 4.848 y 2.005 euros, respectivamente.

A nivel nacional, el precio de la vivienda usada se situó en los 2.365 euros por metro cuadrado en julio, con un ligero descenso del 0,4% respecto al mes de junio.

Por primera vez, el número de mercados que bajan es igual que el de los que incrementan sus precios, localizándose los mayores descensos en Murcia (-1,9%), Navarra y la Comunidad Valenciana, ambas con un descenso del 1,8%. Por el lado de los incrementos, el portal inmobiliario destaca los registrados en Baleares (+2,5%), Cantabria (+1,5%) y Galicia (+0,9%).

Por otro lado, el metro cuadrado más caro se localizó en el País Vasco (3.525 euros), seguido de la Comunidad de Madrid (3.270 euros), Cataluña (2.800 euros) y Cantabria (2.499 euros). En el lado opuesto se situaron Extremadura (1.402 euros), Murcia (1.441 euros) y Canarias (1.626 euros).

Finalmente, la mayoría de las provincias, hasta 27 de ellas, registraron incrementos de precios en el mes de julio, siendo Baleares la que experimentó el mayor incremento, con una subida del 2,5%. El precio descendió en otras 23 comunidades, con especial intensidad en Lleida, donde la caída fue del 4,6%.