Marines de EE UU
Un grupo de marines de EE UU posan sobre un blindado en Irak. ARCHIVO

Un mando de alto rango del Pentágono dijo este domingo que EE UU cuenta con un plan de ataque a Irán en el caso de que fuera necesario recurrir a él para prevenir que Teherán se haga con un armas nucleares, pero que preferiría no tener que usarlo.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE UU, el almirante Mike Mullen, confirmó en una entrevista en el programa dominical Meet the Press, de la cadena de televisión NBC, que el Gobierno dispone ya del plan de ataque, preparando en los últimos meses y cuya planificación no ha sido ocultada por el Pentágono.

Las opciones militares han estado sobre la mesa y siguen estándoloEl Gobierno de EE UU siempre ha dejado claro que emplea una estrategia de doble vía con Irán: la diplomática y la de las sanciones, pero al mismo tiempo nunca ha quitado de la mesa la opción militar, según recordó hoy Mullen a Teherán.

"Las opciones militares han estado sobre la mesa y siguen estándolo", señaló Mullen en la entrevista. "Espero que no tengamos que llegar a ese punto, pero es una opción importante y es una que es bien entendida" por Teherán, agregó, no obstante. Preguntado si el Ejército dispone de un plan de ataque contra Irán, el jefe del Estado Mayor Conjunto respondió: "sí lo tenemos".

En abril pasado, el secretario de Defensa, Robert Gates, se mostró, en una entrevista televisiva, satisfecho con la planificación, las previsiones y las estrategias del Gobierno ante la posibilidad de que Irán se convierta en un país con armas nucleares.

Una acción militar podría tener "consecuencias no buscadas que son difíciles de predecir""Estoy muy satisfecho; satisfecho con el proceso de planificación, tanto dentro de este edificio como a nivel intergubernamental. Dedicamos mucho tiempo a Irán y seguiremos dedicándolo" a este asunto, aseguró. Mullen aseguró este domingo en NBC que las consecuencias de un potencial ataque contra Irán le "preocupan".

Una acción militar contra la República Islámica podría tener "consecuencias no buscadas que son difíciles de predecir en una parte del mundo increíblemente inestable", explicó.

No obstante, permitir que Teherán desarrolle armas nucleares también es inaceptable, recalcó. "Francamente, estoy extremadamente preocupado por las consecuencias de ambas" posibilidades, dijo el almirante. Por eso, expresó su esperanza de que la combinación del esfuerzo diplomático de la comunidad internacional y las sanciones lleven a Irán a suspender su programa nuclear.

Mullen subrayó que la decisión de un eventual ataque militar tendría que ser tomada por el presidente Barack Obama, y subrayó que tanto la amenaza de un Irán con arma nuclear como un ataque contra la República Islámica para parar el programa nuclear "tiene grandes desventajas".