Ligüerre de Cinca ha organizado un gran número de actividades relacionadas con el agua. El director del centro de vacaciones, José Antonio Rufas, ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que "aprovechando el buen nivel del embalse nos hemos centrado en actividades acuáticas, destinadas a toda la familia".

Ligüerre de Cinca es un pueblo de origen medieval, que fue abandonado debido a la construcción del embalse de El Grado. En 1986 fue cedido a la Unión General de Trabajadores (UGT), que se ha dedicado, a través de una fundación, a rehabilitar el pueblo para usos turístico, sociales y agropecuarios.

José Antonio Rufas ha señalado que "para la gente, lo más curioso son los espacios rehabilitados, por ejemplo, los nuevos miradores, que se encuentran en la parte cercana al embalse". Ha agregado que en el pueblo "ya casi no hay obras" y que "las personas que suele venir todos los años nos ha comentado que se nota un gran cambio".

El director del centro ha indicado que "las actividades están dirigidas a un turismo familiar" aunque "para los más aventureros ofrecemos actividades fuera del centro, como rafting o barrancos". Asimismo, el centro cuenta con un equipo de animación para los más pequeños, que organizan juegos, bailes y talleres.

Rufas ha comentado que "los fines de semana viene muchas más gente que de lunes a jueves" y que, con respecto a otros veranos, "se nota una afluencia menor, sin embargo, las estancias suelen ser más largas".

Consulta aquí más noticias de Huesca.