El Instituto de la Pequeña y Mediana Industria Valenciana (Impiva) ha respaldado con un total de 73.600 euros una investigación sobre nuevos métodos de fabricación de baldosas cerámicas sin necesidad de cocción.

La iniciativa, desarrollada por el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC), "va a permitir a las empresas un ahorro de entre el 15 y el 20 por ciento de los costes totales de fabricación", según han informado fuentes del Impiva en un comunicado.

Para ello, el Instituto propone el uso de geopolímeros en el proceso de fabricación. Se trata de unos materiales cerámicos que no necesitan cocción, que fraguarían de modo parecido al cemento, conservando sus propiedades de alta resistencia.

Estos materiales —inflamables y que admiten el uso de cenizas volantes procedentes de otras centrales y otros residuos industriales— serían empleados en la fabricación de pavimentos de uso urbano y, especialmente, para la realización de módulos prefabricados.

El director general del Impiva, Daniel Moragues, ha señalado que iniciativas como ésta "ponen al sector cerámico de la Comunitat a la vanguardia de nuevos desarrollos". "Además —ha añadido— es muy importante el papel de los institutos tecnológicos como tractores de proyectos innovadores".

En total, el Impiva invertirá un total de 47 millones de euros para respaldar durante este año la labor de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana. Para Moragues, estos datos demuestran que "desde la Generalitat y el Impiva estamos al lado de las empresas que inviertan en innovación, ya que es la única salida para salir de la actual situación económica".

Moragues ha recordado que en el período 2007-2010 este Instituto ha respaldado con cerca de 31 millones de euros, un total de 335 proyectos empresariales desarrollados por el sector cerámico y que han generado una inversión superior a los 67 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Valencia.