El consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado hoy el proyecto técnico de construcción del tramo de 4,7 kilómetros de la futura ronda urbana SE-35 que, gracias a una inversión prevista de 41 millones de euros, enlazará la autovía A-4 y la nueva variante de la A-92 a través de los desarrollos urbanísticos proyectados en la zona de Santa Bárbara.

Como ha señalado el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), "tras recibir el informe favorable de Aeropuertos Españoles y Navergación Aérea (AENA) a cuenta de las servidumbres aeronáuticas" que pesan sobre este tramo de la nueva autovía, el proyecto técnico de dicho trazado ha recibido el visto bueno del consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo. Se trata, según el alcalde, de un tramo "vital" de la nueva infraestructura "para articular el desarrollo urbanístico noreste de la ciudad y mejorar la estructura viaria metropolitana, al proponer un trazado alternativo a la actual SE-020 o Ronda Superporte".

Este tramo queda delimitado entre la autovía A-4 (enlace junto al Aeropuerto) y la futura Variante de la A-92, cuyo trazado discurrirá al norte de la Barriada de Torreblanca. Esta actuación contempla la construcción de un tramo interurbano de 2.196 metros entre el enlace con la A-4, con tres puentes a construir, y el encauzamiento del arroyo Ranillas, en las proximidades del Aeropuerto. El plazo previsto para la ejecución de las obras es de 24 meses y el presupuesto es de 24,3 millones de euros.

Además, contempla otro subtramo urbano de 2,5 kilómetros de longitud a través de los desarrollos urbanísticos previstos en la zona de Santa Bárbara con un plazo de ejecución es de 15 meses y un presupuesto de 16,5 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.