Una operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional ha permitido la detención de dos personas, vecinos de Jaén, implicadas en una trama dedicada a estafar a desempleados y por la presunta comisión de los delitos de estafa, falsificación documental, usurpación de estado civil y amenazas a entre 60 y 100 personas de Almería, Granada, Jaén y Murcia.

Los detenidos, Francisco V. A. y María de los Ángeles A. C., de 26 y 27 años de edad respectivamente y ofrecían falsos contratos de trabajo a parados. De esta manera obtenían los datos personales y bancarios de sus víctimas, contrataban a su nombre servicios de banca electrónica, solicitaban tarjetas de crédito y las utilizaban fraudulentamente, realizando compras en comercios o en cajeros para la obtención de efectivo, según ha informado el Ministerio del Interior.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de mayo cuando ciudadanos de varias localidades de la provincia atendieron una oferta de trabajo relacionada con la construcción y publicada mediante diversos carteles y anuncios en la vía publica.

Una vez contactaban con la empresa, aportaban sus datos personales y bancarios, percatándose posteriormente que les habían contratado servicios de banca 'on-line', tarjetas de débito, mediante las cuales habían realizado compras y extracciones en cajeros automáticos de la provincia.

Falsos anuncios de suculentas ofertas de trabajo

El sistema utilizado por los detenidos consistía en la publicación mediante anuncios en la vía pública de suculentas ofertas de trabajo, supuestamente procedentes de importantes empresas nacionales con gran prestigio en el sector de la construcción.

Tras un primer contacto de la víctima con la empresa y planteada una atractiva oferta de trabajo, ésta facilita sus datos personales, curriculum vitae, DNI y número de cuenta corriente, con el fin de formalizar el supuesto contrato de trabajo.

Una vez obtenidos los datos de la víctima, los autores suplantaban su identidad y daban de alta servicios de banca electrónica, solicitando numerosas tarjetas de crédito, con las que realizan compras en comercios y retirada de efectivo en cajeros automáticos, consiguiendo de esta forma y en algunos casos defraudar hasta 2.500 euros por víctima.

Los detenidos también formalizaban altas de líneas de telefonía móvil, obteniendo de esta forma terminales de última generación que después vendían obteniendo importantes beneficios.

Cambios de domicilio y de números de teléfono

Las tarjetas de crédito eran recibidas por los detenidos a través de un apartado de correos. También adoptaban importantes medidas de seguridad con constantes cambios de domicilio y de números de teléfono, para dificultar la acción policial.

Finalmente, tras determinar la ubicación del domicilio de ambos en la localidad de Aguadulce (Almería) y como resultado del dispositivo de servicios conjunto, procedieron a la detención de ambos, durante la mañana del pasado día 30 de junio.

En la realización del registro del domicilio de Francisco V. A. y María de los Ángeles A. C., se intervino abundante documentación, expedientes con la documentación y curriculum vitae de los estafados, donde anotaban las tarjetas que habían solicitado, las tarjetas activas y anuladas, así como un registro detallado de las operaciones fraudulentas con las cantidades retiradas con cada una de ellas.

La operación continúa abierta, analizándose la documentación intervenida, a fin de localizar a todas las posibles víctimas. Durante los últimos días también han presentado denuncia las empresas implicadas y de las que habían utilizado ilegítimamente su nombre a fin de aumentar el número de personas que respondían a sus anuncios.

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número cinco de Almería, quien decretó el ingreso en prisión de Francisco V.A.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.