El Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla ha puesto en marcha una consulta de atención y seguimiento de asma en el embarazo, una nueva iniciativa de la Unidad Médico-Quirúrgica de Enfermedades Respiratorias, que cuenta además con la colaboración de la Unidad de Ginecología, Obstetricia y Patología Mamaria.

Para llevar a cabo esta tarea, neumólogos y ginecólogos trabajan conjuntamente en la correcta derivación de gestantes que padecen esta enfermedad, evitando así las complicaciones que puede provocar el abandono de los fármacos necesarios para controlar la enfermedad, informó este miércoles este hospital.

Precisamente el responsable de la Unidad de Asma en el complejo hospitalario, Francisco Álvarez, explicó que en pacientes con asma grave, "el peligro de agudización severa tiene importantes riesgos tanto para la madre como para el feto, frente a lo inocuo del tratamiento farmacológico para ambos", declaró.

En general, las embarazadas asmáticas presentan una mayor tasa de complicaciones, como hemorragias, hipertensión, necesidad de parto por cesárea y nacimientos de bajo peso o prematuros.

En el asma mal controlada, la hipoxemia (baja concentración de oxígeno en la sangre) ocasionada por la dificultad respiratoria de las exacerbaciones es el principal factor de riesgo para parto prematuro, retraso del crecimiento intrauterino, nacimientos con bajo peso y posible desencadenante de abortos espontáneos y malformaciones congénitas.

Con este nuevo programa asistencial en el Virgen del Rocío, las pacientes asmáticas que se queden embarazadas, se someterán ahora a controles paralelos a los ya habituales de la gestación. La cita trimestral con el equipo de Neumología incluirá valoraciones clínicas, espirometría (evaluación de la función pulmonar), medidas de óxido nítrico exhalado y ocasionalmente mediciones del flujo espiratorio máximo. Con todo ello, se podrá ajustar individualmente la cantidad de esteroides inhalados que cada paciente debe emplear.

Asimismo, las embarazadas se incluirán en el programa de educación de asma que imparten enfermeras, con contenidos informativos sobre la enfermedad y ejercicios prácticos sobre la administración de los tratamientos, incidiendo en su correcto cumplimiento. Tras el parto, se hará una nueva valoración de la paciente.

Se calcula que un 8 por ciento de las embarazadas padece asma, siendo el trastorno más frecuente en el embarazo. El periodo de otoño e invierno es el de mayores agudizaciones. Además, hasta un 20 por ciento de estas pacientes podrían sufrir una agudización de su enfermedad, llegando a requerir ingreso hospitalario un 6 por ciento de ellas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.