La Audiencia Provincial de Cantabria juzga hoy a un hombre acusado de vender cocaína y de agredir a un cliente al que reclamaba dinero por la droga, tirándole varias botellas. El Ministerio Fiscal pide para él tres años de prisión y multas por 1.200 euros en total.

Según el relato del fiscal, a principios de 2006 un amigo del imputado, acusado a su vez de una falta de amenazas, se personó a petición de aquél en el Barrio Obrero de Astillero para reclamar 220 euros al presunto cliente, F.H.N., por la venta de cinco gramos de cocaína y le dijo que "o le pagaba o le pegaba dos tiros".

Unos día después, F.H.N., que también está imputado por una falta de amenazas, se personó en el pub que regenta el acusado, Raúl I.C., y esgrimiendo un palo le dijo que le "iba a matar", rompiendo seguidamente diversos efectos del local y causando daños tasados en 375 euros.

Fue entonces cuando Raúl le arrojó varias botellas, causándole lesiones en el antebrazo y la mano izquierda, de las que tardó 10 días no impeditivos en curarse, sin que le hayan quedado secuelas.

La Guardia Civil acudió al establecimiento y, al conocer los hechos, realizó días después un registro en el pub. Al ver a los agentes, Raúl I.C., se tragó una bolsita pequeña de color blanco y en el cacheo se le intervino un billete de 20 euros procedente del tráfico de drogas, dos bolsitas con un peso total de 0,9 gramos de anfetamina y otra con la misma sustancia rota, así como restos repartidos por el interior del calzoncillo, y un trozo de hachís de 0,2 gramos envuelto en papel de cajetilla de tabaco.

Además, en las tapas de los inodoros de los servicios encontraron restos de sustancia blanca. El valor de la droga intervenida alcanza los 26,50 euros.

Asimismo, en su vehículo se intervino una navaja, y en el de A.S. dos palos de golf y un cuchillo de pesca submarina.

El fiscal considera a Raúl I.C. responsable de un delito contra la salud pública, por el que pide tres años y seis meses de prisión; y de faltas de amenazas y de lesiones, por las que solicita, respectivamente, 300 y 900 euros.

Por su parte, a A.S.G. le imputa una falta de amenazas por la que pide multa de 300 euros; lo mismo que al tercer acusado, para el que solicita además otros 300 euros por falta de daños.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.