El Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Santander han acordado instalar semáforos y un radar fijo señalizado en el tramo de la N-611 en Peñacastillo (en la zona de El Campón), donde hace algo más de un mes se produjo un atropello en el que murió una niña de diez años.

La decisión se ha adoptado en una reunión celebrada este viernes entre ambas administraciones en la que participaron el jefe de la Demarcación de Carreteras en Cantabria, Fernando Hernández, y el concejal de Protección Ciudadana de Santander, Eduardo Arasti.

Según han señalado fuentes de la Delegación del Gobierno, se calcula que "en unas semanas" puedan instalarse ya los semáforos y el radar comprometidos.

Desde el Ministerio de Fomento se destaca "lo positivo" de la reunión mantenida con el Consistorio y el "ánimo de colaboración" de ambas partes para resolver el "problema" existente en esta carretera.

Además, se recuerda que la vía es de titularidad estatal, pero se subraya que la "responsabilidad de la gestión y regulación" del tráfico es del Ayuntamiento.

Por su parte, el concejal de Protección Ciudadana ha afirmado que el mantenimiento, señalización y la adopción de las medidas de seguridad oportunas son competencia del Ministerio.

En su opinión, la instalación de semáforos y de un radar es "una medida eficaz y necesaria para calmar el tráfico en la zona". Arasti ha pedido que se solucione el problema de seguridad vial en esta zona "cuanto antes" y ha reclamado también actuaciones para atajar un problema similar en Eduardo García del Río, también carretera nacional, donde ha solicitado que se instale igualmente un paso de peatones regulado por semáforos.

El concejal ya ha trasladado al presidente de la asociación de vecinos de San Joaquín, Ricardo Mora, las conclusiones de esta reunión y le ha informado de la solicitud del Ayuntamiento a Fomento para que, "con la mayor rapidez, mejore la seguridad vial en El Campón y Eduardo García del Río", ambas carreteras nacionales y subrayó.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.